placeholder
Esteban  Arcos (izq.), Xavier Sevilla y Sebastián Arcos (der.) lideran el proyecto Biochimeneas Foz de Metal Proyect. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

Esteban Arcos (izq.), Xavier Sevilla y Sebastián Arcos (der.) lideran el proyecto Biochimeneas Foz de Metal Proyect. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

Chimeneas ecológicas con diseño personalizado

25 de agosto de 2017 21:13

No hay ductos, no hay leña, no hay humo ni instalaciones engorrosas. Biochimeneas Foz ofrece un producto ecológico, decorativo y de uso práctico.

Biochimeneas Foz es la línea artística de la empresa Metal Proyect, fundada el 2015 por Xavier Sevilla, para el desarrollo de proyectos hidroeléctricos y del sector de la construcción.

Sevilla laboró previamente por 13 años en una empresa constructora. Esa experiencia le permitió aprender sobre los procesos del acero. Sus conocimientos sobre el material y su gusto por las chimeneas impulsaron hace un año el desarrollo de un nuevo producto en Metal Proyect.

Se trata de chimeneas ecológicas, cuyo combustible es el bioetanol, un alcohol vegetal que proviene de la caña de azúcar.

Para el desarrollo de este proyecto, Xavier requirió del apoyo de sus primos Esteban y Sebastián Arcos, quienes están a cargo de la administración y atención al cliente del negocio. Xavier, por su parte, se ocupa de la producción. La inversión inicial para esta nueva línea de productos fue de USD 30 000.

El componente principal de las Biochimeneas Foz es un quemador de bioetanol, de acero inoxidable.

El tamaño del quemador es variable. Los hay de 40 centímetros, para calentar espacios de 20 m², como salas, oficinas o dormitorios. Otros medianos, de 60 cm, logran calentar hasta 50 m². Los más grandes, de 1,20 metros, son ideales para exteriores, ya que pueden cubir hasta 100 m².

La empresa Indusaye provee a Metal Proyect de alrededor de 200 litros de biotenal al mes. “Es un producto biodegradable, no es tóxico y no genera gases nocivos”, señaló Diego Londoño, encargado de Venta de Industriales de la firma Indusaye.

La personalización de los diseños, a gusto del cliente, es otro valor agregado deBiochimeneas Foz.

El taller de Metal Proyect está ubicado en la parroquia de Puembo, en Quito. En ese lugar se han desarrollado cerca de 30 modelos de chimeneas, en variadas formas y haciendo uso de diferentes materiales: porcelanato, vidrio, cerámica, acero inoxidable, piedra volcánica, madera...

Al mes, Biochimeneas Foz produce unas 20 unidades. El proceso de elaboración de una chimenea puede demorar una semana y de un diseño nuevo hasta varios meses.
El precio de venta oscila entre USD 350 y 700, dependiendo del modelo.

Entre los clientes del producto están arquitectos y diseñadores de interiores, quienes incluyen las chimeneas en sus proyectos.

También hay clientes finales. Es el caso de Pablo Pólit, quien hace tres meses adquirió una chimenea de pequeño tamaño, diseñada en una base de madera.

“No había forma de construir una chimenea en la casa. Esta se adapta muy bien al ambiente rústico de la casa”, comenta Pólit.

Agrega que una de las ventajas del producto es que es movible. Cuando hay visitas la colocan sobre la mesa de centro de la sala y la encienden. Este modelo en particular puede mantenerse cerrado cuando la chimenea no está encendida, convirtiéndose en un elemento decorativo.

La de Marlon Yépez, en cambio, es de gran tamaño. El diseño es rectangular y está cubierta en porcelanato. La chimenea está ubicada en un espacio al aire libre, entre la piscina y el área de BBQ de la casa. “Es espectacular, brinda un ambiente cálido muy agradable”, comenta Yépez.

Las chimeneas pueden mantenerse encendidas por tres horas y media, con un litro de bioetanol, asegura Xavier Sevilla. Junto al producto, la empresa entrega al cliente un manual de seguridad con todas las recomendaciones para su correcto uso.

El encendido es sencillo, solo se requiere de un mechero, del cual también provee la compañía. Adicionalmente, se hace entrega de un instrumento especial, elaborado en acero inoxidable, para el apagado.

Metal Proyect ha vendido sus Biochimeneas Foz a clientes en Quito, Gua­yaquil, Ambato, Cuenca, Latacunga e incluso en Panamá. Al mes, está facturando por el producto entre USD 10 000 y 12 000.