placeholder
Ke Jie, el mejor jugador del mundo de go, el juego mental más complejo de todos, perdió ante una máquina de IA. Foto: AFP

Ke Jie, el mejor jugador del mundo de go, el juego mental más complejo de todos, perdió ante una máquina de IA. Foto: AFP

China fue escenario de un debate sobre la inteligencia artificial

29 de mayo de 2017 16:52

Expertos de Google, una de las firmas que apuesta más fuerte por el desarrollo de la inteligencia artificial (IA), debatieron en China sobre el futuro de esta tecnología que fascina y a la vez atemoriza al ser humano.

Investigadores como el británico Demis Hassabis, fundador de DeepMind, uno de los principales laboratorios de IA de Google, o Jeff Dean, de la subdivisión Google Brain, participaron en un foro inédito.

El mensaje de las conferencias fue de optimismo: la inteligencia artificial que ahora está viviendo un impulso tan grande gracias a firmas como Google, Apple o tecnológicas chinas como Baidu o Tencent nos traerá grandes beneficios que aún no imaginamos, no las ideas apocalípticas de robots sometiendo al hombre.

“Nuevas curas de enfermedades se lograrán mediante la habilidad de la inteligencia artificial para buscar nuevas propiedades médicas”, vaticinó en las conferencias el presidente de Google, Eric Schmidt, quien subrayó que en los próximos cinco años el mayor impacto de esta tecnología se logrará en la Medicina.

Se trata de un campo ideal para que los cerebros artificiales ayuden al humano, señaló Schmidt en unas jornadas que tuvieron mucho contenido filosófico además de tecnológico, al tratar de entender qué son fenómenos como la creatividad o la intuición y cómo pueden extrapolarse a procesadores artificiales de datos.

En resumen, Google sueña con una inteligencia artificial “benigna”, como las que en Hollywood retrataron películas como “A.I.” o “El hombre bicentenario”, en las que estas obras humanas incluso llegan a ser capaces de amar.

Es lo opuesto a la visión de investigadores como el británico Stephen Hawking, quien llegó a vaticinar que la inteligencia artificial destruiría al hombre. “Es importante que esta tecnología se desarrolle de forma ética y responsable, para el beneficio de todos”, alertó ante estos temores Hassabis, quien encabeza uno de los principales proyectos de IA de Google, el sistema AlphaGo.

Esa tecnología ha retado esta semana, también en Wuzhen, al mejor jugador del mundo, Ke Jie, en el juego mental más complejo de todos, el go. Según Hassabis, el tablero de go es solo una plataforma de lanzamiento para probar la IA en uno de los juegos que más datos exige -el número de movimientos posibles supera al de átomos en el universo- y en el que la intuición es más importante que el cálculo.

La inteligencia artificial, destacaron todos los participantes, se diferencia del software pre-programado en que aprende por sí misma cosas nuevas, evoluciona y afronta nuevos problemas con la experiencia adquirida en los antiguos.