placeholder
El primer ministro chino, Li Keqiang (c), inició el 18 de mayo de 2015 una gira por varios países de América Latina. Foto: AFP

El primer ministro chino, Li Keqiang (c), inició el 18 de mayo de 2015 una gira por varios países de América Latina. Foto: AFP

Agencia EFE
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

China prepara USD 70 000 millones para internacionalizar su industria

21 de mayo de 2015 14:31

China prepara USD 70 000 millones para ayudar a las empresas del país a trasladar parte de su producción fuera de sus fronteras, en un giro a la política industrial que la convirtió en la "fábrica del mundo".

La segunda economía mundial ha anunciado esta semana dos nuevas iniciativas inversoras para apoyar la internacionalización de sus compañías, con las que prevé exportar parte de sus capacidad industrial sobrante, entre otros, a países latinoamericanos.

El primer ministro chino, Li Keqiang, de gira esta semana por Brasil, Colombia, Perú y Chile, señaló el miércoles (20 de mayo de 2015) en Río de Janeiro que planea establecer un fondo de USD 30 000 millones para promover la instalación de empresas del gigante asiático en América Latina.

Además, el principal órgano de planificación económica del país, la Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo, aprobó la creación de una subsidiaria de la Corporación China de Inversión, uno de los mayores fondos soberanos del mundo, encargada de facilitar que las firmas chinas trabajen en el extranjero. Esta compañía, que cuenta con un capital inicial de USD 5 000 millones, podría alcanzar un valor cercano a los USD 40 000 millones, dijo el responsable del departamento de inversión extranjera en la Comisión, Gu Dawei, en rueda de prensa.

"No vamos a limitarnos a vender productos en el extranjero, sino que exportaremos nuestra industria como un todo y al mismo tiempo ayudaremos a esos países a establecer un sistema industrial más completo con capacidad manufacturera", explicó Gu.

La industria china, saturada por el exceso de capacidad de algunos sectores y en una economía cada vez más ralentizada, se encuentra en pleno proceso de transformación, desde un modelo basado en la producción intensiva en mano de obra de bienes baratos hasta otro orientado a la alta tecnología.

Bajo el nombre de 'Made in China 2025' ('Hecho en China 2025'), el Gobierno lanzó el martes (19 de mayo) un plan decenal para reorientar su industria manufacturera hacia sectores altamente tecnológicos como el ferroviario, la robótica, los nuevos materiales o la biomedicina.

"A largo plazo, no podemos imaginar que América Latina sólo sea un abastecedor de materias primas para China y que China siga siendo una fábrica de productos baratos para América Latina", sostuvo el primer ministro chino durante su estancia en Brasil.

Para América Latina, esta iniciativa podría dar un empujón para evolucionar desde un modelo productivo fundamentado en la explotación de sus materias primas a uno con mayor peso de la industria manufacturera. En China, que hasta ahora prefería atraer a empresas extranjeras a su territorio, estos anuncios marcan un punto de inflexión. "Es un cambio en la política industrial de China", afirmó a Efe el experto en economía del Instituto de Estudios Nuevo Continente Meng Yuanxin.

Según Meng, China necesita exportar parte de su producción por el exceso de capacidad que experimentan algunos sectores, como las infraestructuras, los materiales de construcción y las industrias pesadas, y que se refleja en el hecho de que el índice de precios de producción encadena tres años de deflación.

Sin embargo, el responsable de la Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo recalcó que China no va a exportar aquellas tecnologías que se hayan quedado anticuadas, sino que se centrará en sectores en los que es competitiva para que el proceso cree un beneficio mutuo.

Así, Gu señaló que material ferroviario, maquinaria, siderurgia, materiales de construcción, equipamiento de aviación y aeroespacial o ingeniería marina son los principales sectores en los que las empresas chinas quieren incrementar su actividad en el exterior.

La estrategia de internacionalización de la segunda economía mundial, impulsora de proyectos multilaterales como el Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras (BAII) y convertida ya en la principal fuente de financiación de muchos países, da una nueva vuelta de tuerca con los fondos para exportar su capacidad industrial.