placeholder
Arte y Cuero Pepe personaliza los productos que envía a Costa Rica. El dueño tiene un local comercial en el ingreso a la parroquia Quisapincha. Foto: Glenda Giacometti / LÍDERES

Arte y Cuero Pepe personaliza los productos que envía a Costa Rica. El dueño tiene un local comercial en el ingreso a la parroquia Quisapincha. Foto: Glenda Giacometti / LÍDERES

Las chompas de cuero de Quisapincha, a Costa Rica

7 de mayo de 2018 09:55

Chompas, carteras, guantes, billeteras, etc., que produce Arte y Cuero Pepe, en la parroquia Quisapincha, en la provincia de Tungurahua, se exportan al mercado centroamericano. También se comercializan en Quito, Cuenca, Cotacachi, Ambato y otras ciudades del país. El año pasado, las ventas alcanzaron un total de USD 50 000.

Este emprendimiento familiar arrancó en 1988. Su fundador, José Ortiz, se especializa en la confección de artículos de cuero para damas y caballeros. La inversión inicial fue de 100 000 sucres.

Con los recursos adquirió una máquina de coser, materia prima, y herramientas. Empleó a dos personas para que se dedicaran a la confección. Desde entonces, fue perfeccionando la costura y acabados de las prendas, proceso que le permitió exportar su oferta.

En Costa Rica está presente en la cadena de tiendas G&B y Típico San Luis. El gerente de Arte y Cuero Pepe dice que su firma ofrece artículos de alta calidad y que siempre está atenta a las tendencias y colores de moda, para ofrecer al público diseños vanguardistas, acordes a la época.

Por esta razón participa cada año en las ferias internacionales de Colombia, país referente en la moda del cuero en Sudamérica.  En estas citas es donde conoce las nuevas tendencias y las traslada a sus prendas y accesorios. “Los nuevos productos y diseños permiten estar delante de otros competidores dedicados a la confección en cuero”, explica Ortiz.

El local de exhibición y ventas está ubicado en el ingreso a la parroquia Quisapincha, 20 minutos al noroeste de Ambato. En un edificio de cinco plantas funciona su negocio: cuatro pisos están destinados a la exhibición de chaquetas, carteras, zapatos, guantes, gorras y más artículos en cuero.

En la quinta planta se levanta el taller de confección y diseño. La inversión fue de USD 300 000.  En este lugar desarrollan los productos que, principalmente, se venden en el extranjero. Dos personas cortan el cuero y los distribuyen a diversos talleres de Quisapincha que se encargan del armado y cosido.

Mensualmente, la empresa confecciona 200 chompas, 60 pares de zapatos y 100 carteras de diversos colores. Asegura que cada dos meses envía a Costa Rica 200 chompas y otros artículos.

El mercado hacia Centroamérica lo abrió en 1990. Viajó a Costa Rica para promocionar sus productos y tuvo acogida. Desde entonces, el envío de sus productos a esa nación es constante. Ha exportado también a Chile, Suecia, Líbano y Guatemala.

Diana Ramírez, gerenta de G&B en Costa Rica, cuenta que trabaja con la firma ecuatoriana hace cuatro años. La calidad de los productos, la materia prima y los diseños cubren las expectativas que tiene el mercado internacional.

La empresaria está satisfecha porque Arte y Cuero Pepe adopta en sus prendas algunas de las sugerencias que ella le hace. “Les pedimos algunas especificaciones para la prenda o diseños en el artículo en cuero. Ellos nos brindan ese servicio. Además, tenemos pedidos exclusivos”.
Ramírez afirma que el mercado costarricense es exigente y los productos cumplen con esos requerimientos. Por eso las ventas están en crecimiento.

En el local de Arte y Cuerpo Pepe, donde se ofrecen los productos a los clientes ecuatorianos, trabajan cinco personas. Su propietario cuenta que antes de iniciarse en el negocio del cuero, sus padres laboraban en la confección de chompas en tela que las comercializaban en todo el país.

Con la llegada de la moda del cuero, en 1988, se dio un giro al negocio de confecciones.
Las ventas crecieron debido a que comerciantes de Tulcán y Huaquillas venía a Quisapincha a comprar las chompas. Semanalmente entregaba 150 prendas, pero luego bajó y abrió el mercado de exportación.

Actualmente, tiene como proyecto abrir un local comercial en Quito. El objetivo es atender la alta demanda de los clientes de esa ciudad, que llegan a Ambato para comprar. “Es un buen mercado y estaremos a finales de este año”. El propietario cuenta que los principales clientes de su local en Tungurahua son extranjeros: vienen de EE.UU., Italia, Chile y otras naciones.