Andrea Ruiz y Pablo Tello son los propietarios de Chulla Bici; tienen su planta de producción en su casa, en Quitumbe (sur de Quito). Foto: Galo Paguay / Líderes
Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 1

El ciclista pedalea seguro con sus productos

Los riesgos que corren los ciclistas en las noches motivó a dos emprendedores a crear implementos, para que sean más visibles en los recorridos nocturnos. Lo más sencillo era crear productos reflectivos para que los ciclistas los coloquen en sus bicicletas y, así, puedan ser más visibles para los conductores.

Esta fue la idea que Pablo Tello y Andrea Ruiz desarrollaron para ingresar en un nicho de mercado creciente en el país: el de los amantes de las bicicletas.

Con una inversión de USD 3 000 arrancaron su negocio a finales del año pasado. Con ese monto adquirieron maquinaria e insumos para la elaboración de adhesivos. A ello sumaron la confección de mochilas con tela reflectante y otros artículos para la práctica de este deporte, como tobilleras y bufandas.

Los socios buscaban crear una marca para el ciclista urbano, que represente la pasión de los ciclistas por este deporte. Así nació Chulla Bici.

Sus productos ingresaron al mercado en febrero de este año. En principio, en ferias y bazares de diseño. Pero gracias a su gran demanda intentaron distribuir en la cadena Megamaxi. Luego de presentar su propuesta, desde el 30 de abril pasado sus ítems se comercializan en las perchas de este supermercado.

Las estrategias en redes sociales han sido una manera de promocionar a la marca. Twitter y Facebook son los canales favoritos para enganchar a sus clientes y además recibir sugerencias.

Una de las fortalezas de los emprendedores ha sido su experiencia en su microempresa Quillari Folk, que vende productos artesanales.

Al mes, Chulla Bici factura unos USD 12 000 en promedio y también su marca se comercializa en almacenes de Cuenca y otras ciudades del país.

En la tienda La Caprichosa (Quito) se venden sus productos. Silvia Vimos, su propietaria, dice que esos productos son buscados por los ciclistas y lo que más atrae son sus diseños llamativos y diferentes. Asimismo, María José Machado vende sus productos en Cu.gallery, en Cuenca. Ella explica que debido al creciente número de ciclistas los productos se venden con rapidez, entre los más aceptados están las bufandas y adhesivos.

USD 12 000 es su facturación mensual promedio