placeholder
Foto: Cortesía Claudia Uribe

Claudia Uribe es la jefa de la Oficina para América Latina y el Caribe en el Centro de Comercio Internacional. Foto: Cortesía Claudia Uribe

Claudia Uribe: Trump plantea un giro al comercio

13 de febrero de 2017 11:47

Claudia Uribe es la jefa de la Oficina para América Latina y el Caribe en el Centro de Comercio Internacional analiza el impacto de las medidas proteccionistas del Gobierno de EE.UU. en el mundo. Una desaceleración de la economía es uno de los principales escenarios.

Tanto en campaña como durante estos primeros días de Gobierno, el presidente de los EE.UU., Donald Trump, se ha mostrado abiertamente a favor de impulsar la producción local. Para ello, sin embargo, las empresas de su país deberían reducir la fabricación de bienes en terceros países so pena de enfrentar ajustes arancelarios y restricciones para las importaciones. En ese escenario, ¿Qué debe esperar el comercio internacional?
Realmente las noticias que nos llegan de EE.UU. hacen pensar que viene una desacelaración económica mundial. ¿Por qué? Porque los productos de terceros países que no se van a poder exportar a esa nación o tendrán que buscar otro mercado o simplemente dejar de producirse. Eso significa que la gente que trabaja en las fábricas perderá empleo y una afectación directa para los inversionistas que hayan puesto capital para la producción.

¿Cree que esta es una posibilidad cercana y real?
Me parece que algo que no es bueno es cerrar los ojos y no darse cuenta lo que está pasando. La política de EE.UU. es casi la política del mundo. Lo que se dicta allá se dicta para todos. Las decisiones que se tomen impactan a todos.

¿Asombra que un país tan grande tome estas decisiones en comercio exterior?
Ecuador ha tomado en este mandato muchas medidas parecidas a las políticas que está anunciando ahora EE.UU. La diferencia es que su país tiene casi 17 millones de habitantes y EE.UU. unos 380 millones. Estamos hablando de una potencia, que puede impactar en el consumo, la innovación, productos patentables, inventos. Las medidas que tome nos van a tocar a todos en el planeta.

¿Qué representa, en materia comercial, EE.UU. para los países del mundo?
Es el primer socio comercial para el 98% de los países. Eso simplemente le da a usted la respuesta de lo que implican sus políticas.

¿Cómo define la política comercial de Trump?
No nos ha hablado de cerrar importaciones, pero sí de subir las tarifas de los productos. Estos podrían tener un arancel más alto.

Para ajustar los aranceles, ¿Qué medidas deben tomar?
En el Acuerdo general sobre aranceles aduaneros y comercio (GATT, por sus siglas en inglés) hay el artículo 28, que habla sobre las renegociaciones arancelarias. Digamos, por ejemplo, que para un producto el arancel es de 2% y cierto país quiere que sea 35%. En ese caso tiene que llamar a todos los países proveedores sustanciales y contarles para negociar. Así nadie sale perjudicado. Pero ahora con los anuncios hechos por Trump, ¿Qué es lo que pasa? Lo que entiendo es que se hará eso sin consultas. Eso trae efectos.

¿Cuáles?
Primero, EE.UU. habrá violado un acuerdo internacional, es decir, el GATT. Lo segundo es que cuando haga eso los países le van a demandar y ellos perderán porque no tiene razones para hacer eso, como dictan las reglas. Tendrá dos opciones: o quita la medida o compensa a los afectados.

¿Cómo se compensa?
Normalmente con otras medidas comerciales. Pero, digamos que no lo hace. Ahí es cuando tendrá que enfrentar retalaciones.

¿Qué implica?
EE.UU. sube los aranceles de los autos, por ejemplo. Como reacción otro país o bloque como el de la UE les sube a ellos el arancel para máquinas. Ahí es cuando puede producirse una guerra comercial, derivada de las venganzas entre un país y otro. En ese marco, se desnaturaliza la Organización Mundial de Comercio (OMC), cuyo gran mérito es ser el órgano en el que se solucionan las diferencias comerciales entre las partes.

¿Estas retaliaciones solo las aplicarían los países desarrollados con los EE.UU.?
Es muy difícil no querer retaliar a los EE.UU. porque a todos nos va a afectar, todos vamos a perder un poco de mercado en ese país. Digamos que México, por ejemplo, exportaba a EE.UU. 90 unidades de las 100 que producía. Con aranceles más altos, nadie le compraría en EE.UU. Entonces, o reduce esa producción o encuentra otro comprador. Lo último es complejo y lo otro desacelera su economía. Todo eso puede reproducirse en otros casos.

¿Una política proteccionista afecta solo a las economías que le venden bienes terminados o a las que le comercializan materias primas como los países de la región (CAN)?
Es diferente si usted exporta autos listos, por ejemplo, o si vende minerales o caucho para poder fabricar sus propias piezas.

¿Qué sucede en ese caso?
Ellos nos van a seguir comprando como proveedores de insumos. Las dificultades son para quienes les comercializan cosas hechas porque el fin central de EE.UU. ahora es impulsar su producción.

Para usted, en estos momentos, ¿Es correcto volver a un modelo proteccionista?
No digo que esté bien ni mal, pero lo que dijo Trump en su discurso de posesión tiene coherencia (en materia económica). Está buscando reivindicar el empleo de los estadounidenses y traer a las industrias a los EE.UU., que se fueron de ese país para fabricar en un tercero en el marco de este concepto de la relocalización.

¿Existen casos de países que han adoptado medidas comerciales similares?
Yo he seguido mucho los lineamientos del Gobierno ecuatoriano, soy una analista que conoce bien a Ecuador y si uno analiza las palabras de lo que dice Trump y lo que ha dicho el presidente Rafael Correa es que a cuentas de la globalización sacrificamos la producción interna, a los fabricantes locales de cada nación.

¿Cómo impacta, por otro lado, la decisión de salir de tratados como el TPP y el anuncio de hacerlo del Nafta?
Si se comienza a salir de acuerdo es probable que otros países lo imiten. Si un país lo hace todos van a poder hacer lo mismo. Se trataría de una anarquía comercial.

¿Qué papel está jugando la Unión Europea en este escenario comercial mundial?

La Unión Europea con prudencia está manejando el tema con EE.UU. y, de alguna forma, está tratando que no se salgan de todas las reglas. Creo que los ojos del mundo deben ponerse en Europa porque es el único que puede balancear el escenario actual.

Para los países que tenemos acuerdos comerciales con ese bloque, en esta coyuntura, ¿Mantener relaciones comerciales cercanas puede traer efectos positivos en las economías frente a las de aquello que no las tienen?
La UE no es que va dar un premio a los que se queden de socios de la misma. De lo que se trata ahorita es aprovechar que existe este mercado y mandemos lo que podamos mandar allá. Lo que va a pasar es, muy probablemente, que ellos respondan a EE.UU. con la misma moneda que este le juegue.

¿Considera que los países asumirán acciones par evitar un escenario negativo?
Creo que todos los países vamos a luchar para que no haya una desaceleración de la economía y para que no existe anarquía comercial. Pero, las cosas están puestas de una manera que se podría pensar que todo eso es posible (...) Lo que sí considero es que en estos momentos el mundo pudiera parar y mirar si lo que se ha venido haciendo es correcto.

¿A qué se refiere con esto?
Los compromisos internacionales deberían permitirle a uno tener un momento de detenimiento. Parar y decir voy a analizar si esto me sirve sigo, si no lo arreglo.

Hoja de vida
Experiencia.  Abogada. Nació en 1959 en Bogotá, Colombia. Se desempeña como jefa de la Oficina para América Latina y el Caribe en el Centro de Comercio Internacional desde enero de 2009. Fue embajadora plenipotenciaria de Colombia ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) en Ginebra, Suiza donde se desempeñó desde abril del 2004. Durante su gestión lideró la negociación para la solución de la disputa del banano con Europa.
Otros cargos.  Fue viceministra de Comercio Exterior y gerenta del macrosector de servicios y entretenimiento en Proexport. En el sector privado fue vicepresidenta jurídica de la Corporación Financiera del Tolima, entre otras puestos.