Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

El cliente atiende más a sus gustos gourmet

La pastelería gourmet despuntó en el país a inicios del 2000, comenta Francisco Neira, representante de Domremi. Esta es una pastelería que tiene 13 años en el mercado guayaquileño.

Neira recuerda que por esa época, la oferta de 'pastelería fina' era exclusiva en los hoteles cinco estrellas. "Actualmente, algunos productos 'exclusivos' se pueden encontrar en pastelerías que han tenido una transición entre lo clásico y tradicional a lo moderno y gourmet".

Las pastelerías y cafeterías con una propuesta gourmet ofertan una variedad de recetas de tortas, pies, cheesecakes... y demás postres, dulces y salados. Entre los productos e ingredientes que sobresalen en la preparación están el chocolate, leche, cremas, frutas, almendras, nueces...

En Guayaquil existen 46 locales dedicados a la elaboración de pasteles y otros productos a base de frutas y demás bocadillos. Ese dato forma parte del estudio de Sí Emprende. Esta base de datos la ofrece el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), a través de su sitio web. Este mercado mueve en Guayaquil alrededor de USD 3,9 millones por año.

Los locales que ofertan galletas, bocadillos, postres y pasteles tipo gourmet tienen a sus potenciales clientes en las personas de ingresos medios, medio altos y altos; pues, los costos superan a los de una pastelería tradicional, aunque la calidad del producto es mayor.

En Dolce Incontro, una pastelería que se define 'totalmente gourmet' y que tiene ocho años en el mercado, la porción de un postre gourmet supera los USD 4. En las pastelerías 'tradicionales' los dulces y/o bocadillos, valen USD 1 y 2.

En Domremi, una pastelería que tiene cuatro locales en Guayaquil, se ofertan tortas tradicionales y las del tipo gourmet, cuyos precios varían entre USD 18 y 22, y registran un promedio de ventas entre 80 y 10 tortas diarias. Sus principales clientes son los oficinistas.

Fabián Torres, gerente de marketing y copropietario de Dolce Incontro, cree que el toque especial de este negocio es la preparación. "Un estricto control de calidad prevalece en todo momento, desde la selección, recepción y almacenamiento de la materia prima".

Dolce Incontro tiene tres locales en Guayaquil y dos en Samborondón. Uno de ellos está en el Mall del Sol (norte). Allí, diariamente acuden ejecutivos, universitarios y amas de casa para 'deleitarse' con algún postre mientras conversan. Esta pastelería vende 826 tortas al mes y se atienden unos 950 pedidos de dulces y postres.

Los productos de pastelerías más vendidos son los elaborados con base en chocolate y frutas. Julianna Vega, estudiante universitaria, comenta que suele acudir a estos lugares por la variedad de la oferta. "Siempre uno se topa con algún postre que tiene un nuevo sabor, o una galleta diferente". Ella dice que destina unos USD 50 al mes, para darse sus 'pequeños gustos', como lo define.

Otra pastelería de este tipo es La Bonbonnière, que abrió su primer local en el 2009, en el centro comercial Las Terrazas (vía a Samborondón) y oferta galletería recién horneada de seis sabores. También cuenta con postres calientes con helado, distintas variedades de dulces y bebidas como café e infusiones.

María Isabel y Verónica Zambrano, propietarias de La Bonbonnière, indican que la clientela es variada. "Vienen desde niños en brazos hasta estudiantes; grupos de amigos y parejas", comentan.

LA CIFRA:
USD 3,9 millones mueven al año las pastelerías gourmet en Guayaquil.