Sergio Ochoa, junto a una imagen de la mascota que identifica a este Club. Foto: Cortesía Club Pequeñín
Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 2
No 0

Club pequeñín sigue creciendo en el mercado sin dejar el pañal

Desde que abrió su primer punto de servicios en el Quicentro Shopping, en el norte de Quito, hace más de una década, el Club Pequeñín, del Grupo Familia, sigue expandiéndose.

Según explica Sergio Ochoa, gerente de Marketing de Pequeñín, actualmente se tiene a disposición de los clientes 11 centros de atención gratuitos en el país, diseminados por Quito, Guayaquil, Cuenca, Ibarra y Latacunga.

El objetivo es que las madres vean un lugar donde puedan ir a cambiar los pañales a sus bebés, cuando estos han hecho de las suyas. A la vez, desde el lado de la empresa, sirve como una estrategia de marketing que apunta a fidelizar a los clientes a través de la prueba 'in situ' de los productos del grupo.

Para acceder a este servicio, no es necesario ser cliente de esta marca, cualquier madre que tenga una emergencia puede acceder a la atención y a los productos. A través de cada uno de estos lugares, pasan alrededor de 7 000 mamás cada mes. La asistencia está confiada en cada local a una parvularia profesional y hasta tres asistentes.

"Queremos fidelizar al consumidor que adquiere nuestros productos. Regalamos nuestros productos para que hagan la prueba y vean los beneficios de utilizarlo. La respuesta ha sido positiva y por eso hay días en que nuestros locales permanecen abarrotados", dice Ochoa.

Adicionalmente, a los más pequeños se les enseña a caminar y a socializar con otros niños.

Para Fátima García, la presencia de estos locales es un salvavidas. "En un par de ocasiones tuve que ingresar de urgencia a cambiar a mi bebé (hoy de 2 años). A veces, en un centro comercial es imposible encontrar espacios para poder cambiarlos. Y un baño no siempre es el mejor lugar. Aquí hay espacio y hasta pañales. Entonces lo veo positivo", señala.

Otro servicio que se suma a este Club es el de los consultorios médicos, que están atendidos por especialistas. Allí, se pueden resolver las consultas y dudas sobre la salud, desarrollo y cuidado de los bebés. También se realizan permanentemente conferencias virtuales, para que las mamás conozcan cómo proveerle de una estimulación adecuada a sus hijos.

¿Y la mascota? Pues es un patito que solo lo pueden ver los más pequeños, no los adultos. "Funciona. La estrategia de mercadeo ha rendido frutos y por eso creemos que todavía tenemos espacio para crecer en otras provincias. Hay mucho todavía por cubrir", finaliza Ochoa.

Más beneficios Acumulación de puntos. Las madres pueden acumular puntos para canjearlos por productos infantiles. Reciclaje. Los productos desechados se reciclan para obtener materia prima para otras industrias. Con ello se preserva el medioambiente.