Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 2
No 0

Con colada morada, albaca y soya también se hacen helados

En la Heladería Moüll se combinan frutas ecuatorianas con el ingenio de la familia Morales. En su local, ubicado en el sur de Quito, es posible encontrar helados de mora y chocolate, pero tambipen otros como el de albaca con maracuyá, zanahoria con mandarina, soya y tomate de árbol con cerezas...

Todo comenzó cuando en el 2008 Cristina Morales, la menor de cuatro hermanos viajó a Buenos Aires, Argentina, para estudiar Diseño Gráfico. Sus hermanos viajaron a visitarla y les llamó la atención que en ese país los helados son un producto muy popular que la gente consume a toda hora.

“En Buenos Aires las heladerías estaban abiertas hasta las dos de la mañana y a esa hora las personas tomaban helado aunque haga frío y la temperatura esté a dos grados”, cuenta Diego, hermano mayor de Cristina y administrador de Moüll.

Luego del viaje, en el 2008, Diego y sus hermanos, excepto Cristina, invirtieron USD 25 000, con ahorros y con un préstamo bancario en capacitación, maquinaria para hacer helados y en adecuar un local comercial.

Desde Argentina Cristina se hizo cargo de crear la marca y los logotipos. Diego, como químico, se encargó de la investigación de nuevos sabores. “Los primeros en probar nuestros experimentos fueron nuestros hijos, luego los amigos más cercanos y los vecinos. Con su aprobación los pusimos a la venta”.

En este negocio se encuentran helados desde los USD 0,60 hasta 1,75. También se elaboran helados a pedido a un precio de USD 4 el litro. Esta iniciativa vende cada semana un promedio de 80 litros de helado. Su facturación total bordea los USD 1 000 al mes.

El sabor y la textura de los helados son la marca de Moüll. Su helado de leche de soya, por ejemplo, fue creado con la idea de que veganos (que no consumen ningún derivado animal) y personas intolerantes a la lactosa puedan disfrutar de los helados cremosos.

Paulina Ulloa, esposa de Diego, es quien atiende el local de Moüll. Ella comenta que en el Día de Finados (2 de noviembre), se ofreció el helado con sabor a colada morada. Otra idea novedosa es el helado con sabor a limón con sal.

Gabriela Mendoza es cliente frecuente de Moüll. Ella es vegana y no consume ningún producto que provenga de animales, ni siquiera leche, por lo que su helado favorito es el de leche de soya con jalea de cereza. “No conozco otra heladería que tenga un helado para veganos”.

Para Priscila Tamayo, el “mejor helado” es el de higos con frutos del bosque. “Traigo a mis dos hijos los fines de semana, pero a ellos les gusta el de zanahoria”.

El servicio

  • Los horarios. Esta heladería atiende de 12:00 a 18:00, de miércoles a domingo. Los lunes y martes elabora los productos para la venta.
  • Los cursos. En Heladería Moüll también se dictan cursos de heladería para emprendedores.