placeholder
Dennis Rodríguez/ Especial para LÍDERES desde Colombia
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Colombia vive un boom en el desarollo hotelero

‘Debemos tener hoteles en las ciudades más importantes de América Latina y nos faltaba Bogotá, para atender el flujo de turistas, viajeros de negocios y eventos”. Myles McGourty, vicepresidente de Hyatt para Latinoamérica, resumió así en días anteriores la decisión de la cadena hotelera estadounidense de echar raíces en Bogotá.

Para desembarcar en esta urbe, Hyatt, que tiene 415 hoteles de lujo en el mundo, se alió con Luis Carlos Sarmiento, el hombre más rico de Colombia y cuya fortuna asciende a unos USD 12 400 millones, según la revista Forbes. El magnate ya es dueño de la cadena de hoteles Estelar, que cuenta con 20 establecimientos en este país y tres más en el Perú.

Precisamente, el Grand Hyatt Bogotá, que se inaugurará en el 2015, será la joya de la corona de la Ciudad Empresarial Sarmiento Angulo, un megacomplejo de oficinas, hotel, entidades financieras, locales comerciales, que empieza a levantarse en Ciudad Salitre. Este se ubica en el occidente de Bogotá, a pocos minutos del aeropuerto internacional El Dorado.

El Grand Hyatt Bogotá, de 300 habitaciones y cuya construcción empezará en el 2013 y una inversión de USD 130 millones, será el tercero de la cadena en Latinoamérica, después de Sao Paulo y Santiago de Chile, recordó McGourty. El consorcio estadounidense, además, operará el Hyatt Regency Cartagena, en ese balneario del Caribe colombiano.

La alianza Hyatt-Sarmiento es la punta del ovillo del ‘boom’ de la construcción hotelera que vive Colombia. La tendencia se refleja en este dato: en la actualidad se edifica una cincuentena de hoteles, no solo en Bogotá y Cartagena de Indias, sino también en ciudades como Medellín, Cali, Barranquilla, Santa Marta y Villavicencio, según los datos que disponen el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo de Colombia y la Asociación Hotelera y Turística de Colombia (Cotelco). Esta última consignó, además, que la oferta de habitaciones disponibles aumentó en 16 000 en los últimos años.

La inversión desde el 2010 en el sector alcanza los USD 1 700 millones y esa cifra se disparará con el arribo de más actores, entre los cuales se incluyen las cadenas Marriott, Best Western, Holiday Inn, Hilton, Onagrup Hotels & Resorts, W Hotels Worldwide y el grupo Starwood Hotels & Resorts. Justamente este último anunció la alianza con Terranum Hotels, para levantar en esta capital el exclusivo W Bogotá, con la finalidad de ofrecer un nuevo estilo de hospedaje. Al menos así lo señaló a la prensa Osvaldo Librizzi, copresidente de las Américas de Starwood Hotels & Resorts. “Bogotá es uno de los centros económicos de más rápido crecimiento en América Latina y también es reconocida ampliamente por estar a la vanguardia en la industria de la moda, la música”, sintetizó el empresario.

El hotel W Bogotá, cuya inauguración está programada para el 2014 y tiene una inversión de unos USD 60 millones, dispondrá de 168 habitaciones, entre las que se incluyen 20 suites. Y su oferta, adicionalmente, incluirá la denominada Extreme Wow Suit, que viene a ser el equivalente de la suite presidencial de la marca W.

¿Qué está detrás de este ‘boom’ hotelero? Juan Leonardo Correa, presidente de Cotelco, dijo que el crecimiento es uno de los efectos del decreto 2755, expedido en el 2003, en el gobierno de Álvaro Uribe. Este instrumento ordena que los hoteles que se construyan hasta el 2017, así como las remodelaciones que se realicen en este periodo, estén exentos del pago del Impuesto a la Renta durante 30 años.

McGourty agregó otra razón: la firma del TLC con EE.UU. hace más atractiva a Colombia a la hora de hacer inversiones, entre las que se cuentan las de las cadenas que manejan hoteles.

La ‘fiebre’ hotelera encaja también con los propósitos del Gobierno colombiano de impulsar el turismo. En el 2011, arribaron a este país 1,9 millones de visitantes, un 7% más que en el 2010. Y el objetivo apunta a rebasar el listón de los 4 millones de turistas al año en el 2014, una cifra que, por ejemplo, exhibe ahora el Perú.