placeholder
En las bodegas de Comexport, en Guayaquil, se almacenan electrodomésticos, línea blanca, neumáticos y otras mercaderías que esperan ser nacionalizadas. Foto: Francisco Flores / LÍDERES

En las bodegas de Comexport, en Guayaquil, se almacenan electrodomésticos, línea blanca, neumáticos y otras mercaderías que esperan ser nacionalizadas. Foto: Francisco Flores / LÍDERES

Comexport, el depósito comercial aduanero que cuida las mercaderías

23 de mayo de 2016 09:50

La necesidad de contar con un depósito comercial donde almacenar la mercadería importada que ingresaba al país motivó a la creación, hace 19 años, de esta compañía. En 1997 nació Comexport, como una firma especializada en la provisión del servicio de bodegaje, o el alquiler de bodegas para las mercaderías importadas.

Esta figura de depósito comercial aduanero brinda la posibilidad de mantener las mercaderías, en este caso en territorio ecuatoriano, exentas del pago de impuestos hasta por un año, mientras los productos almacenados se van progresivamente nacionalizando para su comercialización.

Comexport es una de las firmas que conforman el grupo empresarial Calderón, un conglomerado que nació hace 50 años y que está constituido hoy por un grupo de compañías dedicadas al negocio de la provisión de servicios logísticos para el comercio exterior.

La compañía fundadora del grupo, la despachadora de aduana Rocalvi, fue constituida por Roberto Calderón Viteri y su padre, Roberto Calderón Uzuriaga. Actualmente, la compañía Rocalvi cuenta con una matriz en Guayaquil y cuatro sucursales en otras tres ciudades. “Cuando mi padre ingresó a la Asociación de Agentes Profesionales de Aduanas de las Américas, se percató hacia dónde iba el negocio del comercio exterior, entonces concluyó que en el país hacía falta dar el servicio de bodegaje, de transporte y de distribución”, menciona David Calderón, gerente general de Comexport.

Para cuando se creó la primera empresa del grupo, el servicio de operador logístico de la Aduana estaba dando sus primeros pasos, tanto que la compañía decidió vender un terreno que poseía, destinado como depósito, porque no recibía mercaderías. Progresivamente el negocio creció y la compañía tuvo los ingresos suficientes como para comprar nuevamente el predio, donde ya se había construido una bodega.

Las bodegas de Comexport ocupan un área de 19 500 metros cuadrados, y están destinadas a diferentes tipos de mercaderías. En una de las más grandes, de alrededor de 2 600 metros cuadrados, permanecen cuidadosamente almacenados llantas, equipos electrónicos, artículos de línea blanca… en hileras interminables de cartones que un grupo de operarios recorre en montacargas. “La que más rota está es línea blanca y llantas”, indica William Fuentes, el jefe de Bodega.

Comexport ofrece un amplio rango de servicios relacionados con el manejo de mercaderías importadas. Actualmente, dispone de la provisión de depósito aduanero, mediante el alquiler de bodegas en varios puntos de Guayaquil; el servicio de transporte de las mercaderías, y de su manejo (estiba) con el alquiler de montacargas. En sus instalaciones en el kilómetro 25 de la vía Perimetral, en el norte de Guayaquil, también provee el servicio de manejo de contenedores con mercaderías que demandan refrigeración, como es el caso de alimentos perecibles, por ejemplo.

La compañía se prepara ahora para ofrecer un nuevo servicio, etiquetado y reetiquetado de mercaderías, un negocio que empieza a tomar fuerza en el país luego de que el Ministerio de Industrias y Productividad resolvió a inicios del 2016 que los productos importados bajo reglamentación técnica ecuatoriana pueden ser etiquetados o reetiquetados en destino.

“Nosotros nos vamos a calificar para el servicio de etiquetado con mercadería con la que tenemos experiencia, que son textiles, aditivos y licores, los de mayor rotación en importaciones”, indica Marlem Ruiz, coordinadora de Exportaciones de la firma.