placeholder
Andrea y Belén Quitana son la propietarias de este negocio. Foto: Archivo

Andrea y Belén Quitana son la propietarias de este negocio. Foto: Archivo

Conectar la comida con la música es su cualidad

25 de enero de 2017 10:42

La idea de Catarinas Gastro Sense nació en 2014 y se consolidó en febrero de 2015 cuando arrancó el negocio como tal. Este emprendimiento partió de la necesidad de tener un “algo propio para no depender de otros”, luego de que las hermanas Andrea Quintana (gerenta general) y Belén (marketing y relaciones públicas), trabajaran varios años en el sector privado.

El negocio arrancó con la oferta de ‘coffee breaks’ y paquetes para ocasiones especiales, con una línea de bombones, chocolates y bocaditos dulces. La oferta se fue ampliando según lo que los clientes pedían y una de esas solicitudes fueron los almuerzos; entonces las hermanas se asociaron con un chef y una pastelera.

Ya con una oferta más variada de alimentos, lograron estar presentes en varios eventos de Fiestas de Quito en 2015 y descubrieron la necesidad de complementar los servicios con música. Para ello contactaron a varias alternativas musicales, entre los que está la banda de swing Los Quintana, que es una agrupación de artistas no videntes, un dúo de cuerdas e incluso una banda de rock infantil.

Juntar la alimentación con música es el plus que tiene este emprendimiento. “Si el cliente nos pide salsa, música en inglés de los 80, etc., nosotros se lo cumplimos, si se requiere un pianista para la iglesia, lo tenemos”, asegura Belén, quien comenta que cuentan con la asesoría de Rodrigo Becerra, un músico chileno que se convirtió en su director musical.
Para complementar los servicios se aliaron a una persona que hace fotografía y video y otra experta en decoración de interiores.

Que su negocio se denomine Gastro Sense va en la línea de que sus clientes puedan disfrutar de alimentación no solo con el gusto, sino asociada a todos los sentidos, por ello se debe conjugar la comida, la música y la decoración.

La concordancia entre lo que se come y el ambiente es importante, según las emprendedoras, ya que por ejemplo si hay un día completo de capacitación y se ofrece una comida muy pesada, con música también pesada, la gente en la tarde se va a dormir.

Patricio Quintana, tecladista de “Los Quintana”, comenta que el servicio que ellos ofrecen es innovar con la música nacional, por ejemplo haciendo que un pasillo se haga pop, para alcanzar a público de diversas edades y que se sienta a gusto con lo que escucha mientras se alimenta.

Para iniciar el negocio las hermanas invirtieron alrededor de USD 1 000 para la compra de materia prima, porque si bien se hace la oferta de los servicios completos, cada prestador factura independientemente y se hace un cruce de comisiones. Con este negocio, indirectamente se genera trabajo para 20 personas.

Abrir la oferta de solo ‘coffee breaks’ hasta inecluso recuerdos comestibles, les sirvió para estar siempre presentes en el mercado, cuando una empresa entrega presentes a sus trabajadoras por el Día de la Mujer, cumpleaños de gerentes, etc. Por ese motivo tienen una planificación con las fechas importantes del sector empresarial.

La gerente de Catarinas, explicó que cada mes tienen entre 30 y 40 entregas de pedidos mensuales, sobre todo ‘coffee breaks’. Al momento ya se recuperó la inversión inicial por lo que ahora buscan, además de generar convenios institucionales con empresas que manejen capacitaciones constantes, poder juntar los fondos necesarios para ampliarse y establecerse con un restaurante.

Un inconveniente que han visto las emprendedoras es que existe mucha competencia relacionada al sector de alimentos, lo que afecta los precios, pero han podido mantener un porcentaje de utilidad de cerca del 50% , con una facturación aproximada de USD 2 000 cada mes.

Un punto a favor para mantener esos ingresos pese a la situación económica, fue el lanzamiento de su página web en agosto de 2016, con la que han podido llegar a más potenciales clientes, además de la pauta en Facebook, el mailing y la los contactos “boca a boca”.