Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 5
No 0

Comida sana y empacada es su fórmula emprendedora

Su idea era simple: “comer sano y de forma rápida”. Pero, ¿cómo plasmar eso en una línea de productos? Tras resolver esta pregunta nació Lonchipack.

Fabio Enríquez dio origen a esta iniciativa hace 2 años, cuando concluyó sus estudios de gastronomía en la Universidad Tecnológica Equinoccial (UTE).

Tras investigar por unos seis meses decidió lanzar al mercado rollitos y canelones. Su valor agregado: empacados y listos para calentarse en el microondas.

Este es el concepto de Lonchipack. Se trata de una comida preparada para calentar en el microondas y servirse.

Ese mismo año, Enríquez presentó su proyecto en un concurso del Ministerio Coordinador de Producción, Empleo y Competitividad (Mcpec). Lonchipack fue una de las iniciativas ganadoras y, por ello, recibió USD 8 000 para el financiamiento del negocio y asesoramiento por parte de técnicos del Ministerio.

Con ese monto invirtió en cocinas, empacadoras, diseño de logotipos y más.

El año pasado Sofía Alarcón, una compañera de la universidad, se unió a su propuesta y se convirtió en su socia.

Ella viajó a Australia (2010), para trabajar en una cadena hotelera. Con la experiencia adquirida regresó al país con el objetivo de iniciar su empresa.

Además, en este año se integró otro compañero de la universidad: Darío Calapaquí; para reforzar el área de ventas de la naciente empresa.

Con el equipo de trabajo completo definieron a su público objetivo, como jóvenes y adultos que están entre los 18 y 35 años de edad. Estudiantes universitarios y ejecutivos, y arrancaron el negocio desde este año.

Alberto Camacho es mecánico automotriz y trabaja en la Aseguradora del Sur. Él comenta que lleva el rollito vegetariano de Lonchipack a su oficina, porque solo tiene que calentarle en el microondas y es saludable. “Ya no tengo que acudir a un restaurante; la comida es sana y muy fácil de calentar”.

Actualmente, Lonchipack cuenta con tres ítems (rollito de carne, vegetariano y canelones). Semanalmente, producen 70 de cada uno y al mes tienen una facturación promedio de USD 1 000.

Los distribuyen en minimarkets del norte de Quito. Los productos pueden durar una semana en refrigeración.

Katherin Ponce, propietaria del minimarket Abra Cadabra (norte de Quito), distribuye los productos de Lonchipack desde hace un mes. A la semana vende unos 25 productos. Ella señala que los mayores compradores son los estudiantes universitarios y oficinistas.

Consuelo Yépez trabaja en una exportadora de artesanías. Ella comenta que Lonchipak es una alternativa saludable para comer en el trabajo. El producto que más consume son los canelones.

La producción

  • Días de elaboración. Actualmente, Lonchipack produce su stock durante dos días a la semana: los domingos y los miércoles.
  • El talento humano. Los tres socios son chefs y participan de la elaboración de los productos. Desde este año, ellos contrataron a dos auxiliares de cocina para cumplir con los crecientes pedidos.