Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 3
No 0

Compesanfer evoluciona de los servicios petroleros a la energía limpia

En el 2006, un grupo de profesionales vinculados con el sector petrolero dio paso a una empresa privada. En mayo de ese año, con un capital de USD 800, se constituyó la Compañía Petrolera San Fernando (Compesanfer S.A.).

El objeto de esta sociedad anónima fue ofrecer servicios petroleros a empresas nacionales y compañías extranjeras. Han pasado seis años, y la firma, cuyas oficinas se encuentran en la actualidad en el norte de Quito, muestra una evolución y una diversificación de sus actividades. Es que a finales del año pasado, Compesanfer S.A. modificó su estatuto para ampliar su objeto.

En resumen, los libros de la compañía indican que desde hace un año también participa en el procesamiento de materiales inorgánicos para generar energía, así como en la actividad minera. “Siempre estuvimos pensando en innovar”, dice Fernando Jara, gerente de Operaciones.

Para tomar la decisión de innovar y diversificar sus servicios, la empresa se tomó su tiempo. Los servicios petroleros fueron sus prioridades en los primeros cinco años de actividad.

No obstante, Jara explica que en este segmento se encuentran decenas de compañías a escala nacional, por lo que la competencia es intensa. “El alto número de empresas locales dedicadas a una misma actividad derivó en una suerte de canibalismo”, señala.

Con sus servicios, Compesanfer S.A. trabajó en sus primeros años con la estatal Petroproducción, así como con firmas como Sinopec, CPB, entre otras compañías petroleras extranjeras. Las operaciones de la organización crecían con el tiempo (en el 2010 facturó USD 3,2 millones).

Jara explica que por la propia actividad de la firma se detectó que había un pasivo ambiental grande en el sector.

Bajo ese contexto, la compañía empezó a pensar en nuevos servicios para dar un giro empresarial. El gerente General, Paúl Sánchez, cuenta que Compesanfer S.A. se enfocó en la basura, en los desechos sólidos. “Así llegamos a la idea de generar energía eléctrica con basura, con desechos de los hogares”.

Con las ideas claras, la empresa ecuatoriana buscó tecnología en el extranjero. Sánchez comenta que revisaron opciones en Europa y EE.UU. Se decidieron por trabajar con la empresa española Termólisis y Reciclaje S.A.

A la par, los directivos de Compesanfer S.A. encontraron que el Consejo Nacional de Electricidad (Conelec) buscaba empresas para producir energía con recursos renovables no convencionales. La firma se contactó con la entidad estatal, y en noviembre de este año, tras cumplir los requisitos del Conelec, obtuvo un certificado como generador de energía eléctrica. La entidad pública confirmó la información. Un vocero indicó que Compesanfer S.A. cumplió los requisitos técnicos y legales. Ahora, el Conelec está por emitir el título habilitante, un documento que avala la actividad de la empresa quiteña.

Ahora, el campo de acción de la empresa está en Chone, Manabí. Con el Municipio de este cantón, Compesanfer S.A. desarrolla un proyecto para utilizar las 150 toneladas de basura que se generan al día y convertirla en energía eléctrica.

En el Departamento de Turismo, Medio Ambiente y Relaciones Internacionales del Municipio de Chone existe expectativa. “El proyecto es innovador, es un tema pionero en Manabí y en el país. Un proceso de tecnología de punta. La basura se convierte en energía eléctrica, es un ejemplo de energía limpia”, señala un vocero del Municipio. Compesanfer S.A. generará 10,7 megavatios por hora, que serán enviados al Sistema Nacional Interconectado.

En los dos últimos años, la empresa ha invertido cerca de USD 2 millones para continuar con sus servicios petroleros. Para el proyecto en Chone invertirá USD 50 millones en 15 años.

La compañía en breve

  • El crecimiento.  La empresa tiene en la actualidad activos por cerca de USD 20 millones.

  • El personal. En principio, la compañía arrancó con tres socios. Ahora la nómina llega a 40 personas con empleados y consultores.

  • En minería.  Los directivos de la empresa están a la espera de la reforma a la ley de Minería para participar en esta actividad.

  • En Chone.   Los contactos con el Municipio empezaron en abril del 2011.