Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 4
No 0

Las competencias ideales del ejecutivo

Carla Fuentes es alumna de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Ella considera que el estudio, el esfuerzo y el talento son las características que la convertirán en una buena profesional. Pero solamente los conocimientos teóricos no son el reflejo de todas sus competencias; es decir, su inteligencia emocional y sus actitudes ante otras personas.

Aquellas incluyen los valores y principios, creatividad y solución de problemas; así lo considera Daniela Andretta, gerenta general de la firma consultora Korn Ferry. Añade a esta lista otros aspectos relacionados con la proactividad, la comunicación efectiva, la experiencia, el análisis situacional y el trabajo en equipo.

Korn Ferry realizó un análisis de perfiles profesionales en el 2011. En este participaron 1 569 evaluados a escala mundial. Se determinó que entre el 6 y el 9% de los niveles no gerenciales (administradores, oficinistas, entre otros), no cumplen todas las competencias esperadas. Además, el estudio indica que solo el 12% de los niveles directivos encuestados alcanzó la totalidad de las competencias.

Andretta menciona que en América Latina se empezó a contemplar una relación directa entre los perfiles de capacidades laborales versus los resultados. “Las empresas han tenido mayor éxito cuando se enfocan en desarrollar más las competencias que otros aspectos”.

Borys Aguirre, principal de la consultora de desarrollo empresarial Desempre, manifiesta que los valores y principios son cualidades que brindan confiabilidad, puesto que mejoran las relaciones interpersonales en el trabajo.

La capacidad de un ejecutivo para solucionar conflictos, según Aguirre, también se considera una herramienta útil, puesto que es la capacidad de brindar varias soluciones a un mismo inconveniente.

Ney Barrionuevo, gerente de la consultora de negocios Inclusys, considera que la comunicación efectiva en los ejecutivos les permite “mejorar la relación con sus compañeros, trabajar eficientemente en equipo, relacionarse mejor con sus clientes y crear un ambiente positivo de trabajo”. A su vez, añade que la comunicación impulsa a los ejecutivos a alcanzar un pleno conocimiento de la información que les compete y realizar sus obligaciones.

La proactividad, es decir la capacidad de proponer ideas, es un elemento clave para Iván García, gerente de Farmaenlace. “Prefiero -en mi nómina de colaboradores- a alguien que proponga ideas, a diferencia de que solamente haga lo que se le pide. Esto no genera desarrollo”.

Con respecto a la experiencia, los consultados coinciden en que es un valor indispensable para que un ejecutivo se considere eficiente. “No se debe contratar un magíster que no sabe absolutamente nada sobre su campo laboral; debe tener conocimientos teóricos como prácticos”, explica Barrionuevo.

El trabajo en equipo es otro de los aspectos que los ejecutivos deben tener en cuenta; la inteligencia no es reflejo de las competencias. “Puede ser la persona con el coeficiente intelectual más alto, pero si no sabe trabajar en equipo, no generará resultados” indica García.

El análisis situacional, en cambio, significa tomar provecho de la situación y obtener resultados positivos. Las experiencias negativas se encuentran dentro de este campo y el respectivo análisis ayudará a crear nuevas propuestas.

Los gerentes empresariales, agrega Barrionuevo, buscan conferencias y seminarios para incentivar estas características.

Fuentes indicó que en su curriculum, además de sus conocimientos, presentará sus competencias personales ya que estas la destacarán del resto de profesionales.

Otros valores

  • La puntualidad. Es una muestra del carácter que debe aplicarse, para que un ejecutivo sea exitoso. Esta cualidad es un reflejo de su responsabilidad con el cliente.
  • La creatividad. Los títulos no siempre están ligados a la eficiencia laboral. Los profesionales deben ejercitar su creatividad para generar propuestas innovadoras.
  • El enfoque al cliente. La capacidad de responder con velocidad los mensajes o correos electrónicos y la manera en la que se contesta el teléfono son puntos que generan respuestas positivas.