Pronaca tiene su planta de producción de aves en Santo Domingo. Las empresas que participan  en este segmento del mercado definen estrategias de cara a un año 2016 complejo. Foto: Juan Carlos Pérez/ para LÍDERES.

Pronaca tiene su planta de producción de aves en Santo Domingo. Las empresas que participan en este segmento del mercado definen estrategias de cara a un año 2016 complejo. Foto: Juan Carlos Pérez/ para LÍDERES.

Sofía Ramirez
redaccion@revistalideres.ec (I)
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 15
No 1

La competitividad es el reto para el sector avícola

17 de enero de 2016 15:45

La competitividad y mantener los mismos volúmenes de producción similares a los del 2014 y 2015 son los desafíos que tiene que enfrentar el sector avícola en este 2016. El año pasado esta actividad productiva se vio afectada por las devaluaciones de las monedas de los vecinos Perú y Colombia.

Además, el precio nacional del maíz, que este año está a USD 14,90 por quintal, sigue siendo más alto que el valor internacional, con el que trabaja Colombia, por ejemplo a un valor entre USD 11 y 12. Estos precios limitan la competitividad del país, según la Corporación Nacional de Avicultores del Ecuador (Conave).

A estos factores se suma el desafío de continuar con los mismos indicadores de crecimiento de la producción avícola, que anualmente es de 220 millones de pollos, frente a proyecciones de una posible reducción del consumo derivada de la crisis económica.

Aunque el gremio no precisa a cuánto descendería el decrecimiento en el consumo de aves, señala que en un escenario en el que el ecuatoriano tendría menos poder adquisitivo, se prevé la compra de productos de menor precio y menor valor nutricional.

A este panorama también se suma la posible llegada de los fenómenos naturales, como El Niño; en el caso de que su impacto sea fuerte, la producción avícola también se puede ver afectada por inundaciones en las zonas de producción, escasez de granos y materias primas, y cambios de clima.

El gremio todavía no presenta el balance general de la producción correspondiente al año pasado. Sin embargo, la actividad avícola en los últimos 25 años registró un crecimiento de 400%.

Víctor Calahorrano, gerente de Marketing y Compras de la empresa Avícola Fernández, ubicada en Guayaquil, menciona que en su portafolio también se incluye a la producción porcina. Pero el sector avícola se lleva la mayor parte del pastel con un 60%.

En el segundo semestre del 2015 se evidenció una sobreoferta de pollos del 25% a escala nacional, menciona Calahorrano. Esto, debido a la recesión que atraviesa el país, lo que afectó al consumo de pollo en los hogares, desde septiembre pasado.

Pese a este escenario, Avícola Fernández logró un crecimiento del 8%, en el 2015. Ese resultado se produjo porque la firma implementó estrategias como promociones y descuentos a los productos que se ofertan en los ocho supermercados de la misma compañía, ubicados en Guayaquil y La Libertad (Santa Elena).

Además Avícola Fernández se enfocó en la distribución a sus clientes corporativos, como cadenas de hoteles, entre otros.

En este año, la firma trabajará en las adecuaciones tecnológicas para sus 20 granjas. Lo que forma parte de sus estándares de calidad y buenas prácticas de manufactura (BPM), dice Calahorrano.

Para Bioalimentar, empresa localizada en Ambato, en cambio, el año pasado dejó un decrecimiento en número de aves del 5,79%. El contrabando, pese a los esfuerzos de las autoridades por controlarlo, sigue siendo un dolor de cabeza; además, de las devaluaciones de monedas externas como el peso de Colombia.

Por ahora, Bioalimentar se concentrará en mantener su producción, que anualmente es de tres lotes al año, de 32 000 y 34 000 aves en promedio. Para conseguir estas cifras, la compañía desde el 2013 implementó galpones automáticos, que les ayuda a cumplir con los estándares de calidad.

En Avitalsa, la estrategia de cara al 2016 será ofrecer a los consumidores los productos con valor agregado. Este año, ofertará nuevas presentaciones del pavo entero y por presas. Este mecanismo le ayudará a tener un crecimiento sostenible. El año pasado, pese a que el mercado se contrajo y a que los precios de venta fueron un 10 a 15% inferiores al costo de producción, la avícola registró un aumento en ventas del 17%, señala Manuel Acosta, gerente general.

Lo que ayudó a conseguir estos resultados positivos, dice, fue la implementación de esquemas de producción exigentes, que no solo beneficiaron a la firma, sino también a sus aliados estratégicos.

Para otras firmas como Pronaca, el principal reto será incrementar su producción e innovación en su portafolio de alimentos. Ese objetivo va de la mano con la misión corporativa de ofrecer buena alimentación, con productos sanos, señalan sus ejecutivos.