Los emprendedores Fanny Flores y Ricardo Flores muestran sus productos, en las instalaciones de su local. Foto: Glenda Giacometti/ LÍDERES.

Los emprendedores Fanny Flores y Ricardo Flores muestran sus productos, en las instalaciones de su local. Foto: Glenda Giacometti/ LÍDERES.

Cristina Márquez (I)
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 14
No 0

Una receta ancestral es el insumo de sus compresas

29 de noviembre de 2015 16:27

Las compresas andinas que se fabrican en el taller del Indio Tagua, alivian y relajan los múscu­los. Estas prendas, que se utilizan para disminuir los efectos del estrés y el dolor corporal, están rellenas de una combinación de hierbas, semillas y sales minerales, utilizadas desde la época ancestral por los yachaks indígenas.

Ricardo Flores
, un investigador andino, es el desarrollador de la receta. Él se guió en las medicinas naturales que utilizan en las comunidades indígenas de Ecuador, Perú y Bolivia, para aliviar los dolores musculares y otros malestares como los cólicos menstruales.

En la cultura andina, la farmacia está en los huertos y en los páramos. Las plantas que tienen un fuerte poder analgésico como la manzanilla, y otras conocidas por su efecto desinflamante, como las hojas de higo, son los ingredientes activos de sus compresas.

También contienen sales minerales y semillas de tagua, que al calentarse producen una especie de vapor que se filtra por la tela y penetra en la piel. Además, el agradable aroma herbal tiene un efecto tranquilizante que estimula la producción de endorfinas a través del olor, por lo que es ideal para combatir el estrés.

“En viajes al exterior miramos que había variedad de compresas terapéuticas hechas con productos químicos, aromatizantes artificiales, semillas… y nos preguntábamos por qué la gente gasta tanto en lo artificial cuando puede acudir a lo natural”, dice Flores.

Así surgió la idea de iniciar un emprendimiento. La empresa se denominó Indio Tagua, debido a que Ricardo proviene de una familia de artesanos. De hecho, sus padres, Vicente Flores y Ana Cando, le enseñaron todo lo relacionado con el trabajo manual y con la elaboración de artesanías.

Después de efectuar una investigación que le tomó cerca de un año, Flores pudo desarrollar una combinación de hierbas medicinales. Estas plantas están envueltas en una tela suave y porosa, que permite la filtración de los aromas y el vapor de las sales minerales.

Para iniciar su emprendimiento, Flores invirtió cerca de USD 2 000 en materias primas y equipos como molinos eléctricos, máquinas de coser, entre otros equipamientos. Su hermana Fanny Flores y el esposo de ella, Vinicio Mariño, también se sumaron. 

Mientras Ricardo se dedica a la producción, ellos se ocupan de la comercialización de las prendas. Las compresas se fabrican en tres presentaciones, para aliviar diferentes dolencias del cuerpo. Hay una en forma de T, para la espalda, otra rectangular que se utiliza sobre el vientre para el dolor de estómago y cólicos menstruales.

Pero la más solicitada por los compradores es la compresa en forma de herradura, para los hombros y cuello. Esta prenda se utiliza para aliviar el estrés que se concentra en esa parte del cuerpo.

El kit de tres compresas cuesta USD 50, pero también se venden de forma individual. Los productos del emprendimiento se distribuyen en Riobamba, Ambato, Santo Domingo, Quito y otras ciudades de la Sierra Centro.

A mediano plazo, los emprendedores esperan ingresar con sus productos a las cadenas farmacéuticas del país, también aspiran exportar sus productos a Chile, donde actualmente realizan una exploración del mercado.