placeholder
Xavier Montero C. Desde Riobamba / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

El compromiso social es su pilar educativo

La Escuela Politécnica de Chimborazo (Espoch) recibió a sus primeros estudiantes a inicios de los años setenta. Cuatro décadas más tarde, en los pasillos de su campus ubicado en el noroeste de Riobamba, las conversaciones se refieren a megaproyectos de investigación de recursos hídricos, la optimización de plantaciones andinas -como la quinua-, proyectos de turismo en comunidades situadas sobre los 3 000 metros, etc.

En las siete facultades de la Espoch, repartidas en una extensión de 120 hectáreas, se vive un ambiente de competencia académica entre los estudiantes. Su meta es convertir cada trabajo de grado o posgrado en un documento científico, cuya ejecución sea viable en el país.

Proyectos como los de Jenny Moreno, Clara Pozo y Francisco Nájera, de la Escuela de Ciencias Químicas, que investigaron la transformación del bagazo de la caña de azúcar en bloques ecológicos para mampostería. También el de Carlos Pilamunga, Elvia Juntamay y Olga Lucero, quienes determinaron la temperatura ideal para deshidratar uvillas, a fin de que preserven la mayor cantidad de vitamina C en su proceso de industrialización.

Aquella es la talla de los proyectos estudiantiles que se forjan en el interior de la Espoch, institución pública en la cual se forman más de 18 000 personas.

Para Cecilia Salazar, decana de la Facultad de Salud Pública, la vinculación del trabajo académico de la Espoch con los requerimientos de la sociedad ecuatoriana es histórica. "Aquí aplicamos el concepto de calidad en su máxima expresión: menores costos y mejores resultados. Estamos próximos a iniciar la cátedra de Epidemiología, para formar a ese tipo de especialistas", indica Salazar.

La decana añade que sus líneas de trabajo se enfocan en los conceptos del Buen Vivir, como el combate a la desnutrición basados en la industrialización de alimentos autóctonos como la quinua.

Geovanny Novillo, decano de la Facultad de Mecánica, considera que la ejecución de los documentos académicos en tangibles es la principal métrica para la Espoch. En las cuatro carreras que agrupa esta Facultad se desarrollan proyectos como la Escuela de Conducción Profesional de la Espoch y están a cargo de la certificación de los procesos de la industria carrocera chimboracense.

El conjunto de talleres y laboratorios de esta facultad se denomina Cedicom. Allí se labora en proyectos de microcentrales hidroeléctricas, automatizadores de riego para sembríos de páramo, etc.

En cuanto a Administración de Empresas, el decano Fernando Veloz indica que el emprendimiento tiene un papel protagónico para su malla curricular.

Entre los proyectos que se destacan en esta facultad está la creación de la marca Riobamba, como zona atractiva para inversionistas; el estudio y análisis del mercado para los productos lácteos de la organización Ñukanchik Ñan, la Asociación de Trabajadores de Cebadas y la Corporación de Organizaciones de Huaconas y Colluctus. También se asesora a los productores de BioCaña del cantón Cumandá, para lograr la exportación directa de panela granulada a EE.UU., entre una veintena de proyectos más.

El trabajo científico Para la industria pecuaria. El proyecto de la repoblación genética de alpacas para la zona Sierra Centro se inició a mediados de año. Con la cooperación del Ministerio de Agricultura se está trabajando con ejemplares de alta calidad.

En pedagogía. Mediante el uso de las Tecnologías de la Información (TIC) se está desarrollando un sitio web que utiliza contenido multimedia, para optimizar el aprendizaje de química en estudiantes secundarios y universitarios.

En ecoturismo. Los proyectos que desarrollan para este sector se enfocan en la adhesión de las comunidades indígenas para turismo comunitario y la historia colonial de Riobamba.

La Autoridad

Rosa Pinos
Rectora de la Espoch

Durante los 42 años que tiene de vida institucional la Espoch, la investigación ha sido uno de los pilares fundamentales en los que hemos basado nuestro desarrollo. En varias provincias del país, la presencia de la Espoch ha sido fundamental para su desarrollo gracias al producto de horas de trabajo y esfuerzo en áreas como la minería, la metalurgia, metalmecánica, cuidado ambiental, agricultura, ciencias pecuarias, zootecnia, ecoturismo...

Tenemos grandes logros producto de la investigación aplicada. Por su factibilidad técnica, económica y su profunda evaluación de impacto social, nuestro proyecto Skillbox fue reconocido por el propio Bill Gates el año anterior. De esto tenemos varios ejemplos, quizá lo que nos ha fallado es la publicación de dichos artículos, pero es algo que en este año le vamos a dar todo el impulso.

Tenemos 18 000 estudiantes de todo el país que miran en nuestra institución el referente de la universidad pública. Nuestra ubicación geográfica, las facilidades económicas que brinda esta ciudad (Riobamba) y la calidad de nuestro claustro de 1 020 docentes garantizan la formación que requiere la sociedad pública y privada.

Más de 140 de nuestros docentes se encuentran cursando sus doctorados en diversas universidades del mundo, con lo cual creemos que en dos años nuestro nivel superará los índices establecidos por los organismos rectores del Sistema de Educación Superior.

Y nuestra visión es ser la institución líder de docencia con investigación, que garantice la formación profesional y de investigadores, la generación de ciencias y tecnologías para el desarrollo humano e integral, con reconocimiento nacional e internacional.

Todo ello va sumado al ejemplo que como autoridades entregamos todos los días. Unidad y trabajo en equipo son parte de nuestras tareas que conjuntamente con nuestro vicerrector administrativo, Marcelo Donoso, y por supuesto nuestro apreciado exrector el Dr. Romeo Rodríguez Cárdenas, veníamos desarrollando hasta su repentina partida. Sin duda el ejemplo del Dr. Rodríguez, de hombre honesto, responsable, de buenos principios, será transmitido a nuestras nuevas generaciones para que vean en él la verdadera misión de ser un verdadero politécnico por siempre.