placeholder
Los alumnos de la Universidad Luis Vargas Torres exponen sus proyectos de vinculación. Fotos: Marcel Bonilla /LÍDERES

Los alumnos de la Universidad Luis Vargas Torres exponen sus proyectos de vinculación. Fotos: Marcel Bonilla /LÍDERES

La comunidad se capacita y emprende en Esmeraldas

3 de julio de 2017 16:24

Las iniciativas productivas han generado unas 1 200 oportunidades de trabajo en pequeños proyectos relacionados con alimentos, cacao e impulso al sector turístico del sur de la provincia de Esmeraldas.

Por medio del Centro de Desarrollo Empresarial y apoyo al emprendimiento, la Universidad Técnica Luis Vargas Torres (UTE/LVT), participa y apoya proyectos productivos de la comunidad y de los estudiantes universitarios.

Esta institución funciona desde hace seis años y se convierte en el centro de referencia para la incubación y desarrollo de empresas, y organizaciones comprometidas con el desarrollo productivo de la provincia de Esmeraldas.

Elizabeth Marín, estudiante de Administración de Empresas de la Universidad Luis Vargas Torres, tiene un emprendimiento para aprovechar las potencialidades del coco. Ella utiliza este fruto para la producción de aceites y cremas para la piel.

A través del Cetro de Desarrollo Marín recibió orientación para legalizar su trabajo y buscar financiamiento de la banca pública para aumentar la producción de sus aceites y cremas.
El impulso a las iniciativas, como la de Marín, son respaldadas por el Ministerio de Industrias y Productividad, que mantiene un convenio con la Universidad Luis Vargas Torres.

Esa Cartera de Estado facilitó al establecimiento de estudios 12 computadoras para el funcionamiento del Centro de Desarrollo productivo, donde se capacitan a los emprendedores y pequeñas empresarias de la provincia.

Las cinco facultades de la Universidad plantean iniciativas productivas a través de los estudiantes, y en el centro, con ayuda técnica, las ideas toman forma para luego ponerlas en práctica. Así lo explica Benjamín Abata, director del Centro de Desarrollo Empresarial.

Hasta el momento se ha trabajado en 16 proyectos para el mejoramiento y uso de cacao fino de aroma que se produce en Esmeraldas. Alfredo Santillán, gerente de la empresa Cacabú, dedicada a la producción de cacao, dice que el impulso técnico recibido desde la Universidad ha servido para abrirse paso como emprendedor.

Su negocio genera cinco de los 1 200 empleos registradas por el Centro de Desarrollo Empresarial, a través de iniciativas que buscan líneas de financiamiento.
La gerenta de BanEcuador en Esmeraldas, Verónica Castillo, explica que existen las facilidades para financiar iniciativas productivas, una vez que los proyectos cumplan con los requisitos establecidos por la institución.

La capacitación

Para que la iniciativa de la universidad avance una de las claves está en las capacitaciones que reciben las comunidades La Facultad de Ciencias Administrativas de la Universidad, por ejemplo, vincula a la comunidad con actividades del área turística. Así se desarrolla la capacitación a hoteleros y prestadores de servicio, así como atención al cliente y administración de negocio.

Esta Facultad trabajó con los emprendedores de la zona en un estudio de mercado para determinar los factores que inciden en la no aceptación del servicio prestado, por eso con la ayuda de la Escuela de Turismo, se apoya a alrededor de 200 comerciantes, dueños de comedores y hoteleros de Atacames. Con todos se trabaja en cómo mejorar asuntos como atención al cliente, que es clave en el negocio turístico.

Harold Oyarvide, director de emprendimiento de la Facultad de Ciencias Administrativas de la Universidad Luis Vargas Torres, explica que el proyecto es de largo plazo y que se desarrollará en cinco años. Ya llevan uno, y se ha empezado a medir los impactos en la población objetivo.

De acuerdo con datos del Centro de Desarrollo Empresarial, existe un promedio semestral de seis proyectos productivos por cada una de las cinco facultades de la Universidad. Estos se muestran en las ferias que presenta el alma máter todos los años.

El trabajo de vinculación con la comunidad se lo hace con los dueños de 11 negocios de alimentos y refrescos que están en los alrededores de la Universidad. “Hemos recibido atención al cliente y cómo manejar un presupuesto”, señala Jessenia Ordóñez, unas de las beneficiarias.

Todas las acciones son seguidas por el Ministerio de Industria y Productividad, para conocer la producción de los emprendimientos. “Las iniciativas han sido provechosas y estamos empeñados en ayudar, dice Gabriela Zambrano, representante del Ministerio en Esmeraldas.

Las cifras dejan ver que el trabajo ya tiene resultados. Bajo la asesoría del Centro, entre el año 2013 y lo que va de este año se han incubado y asesorado un total de 24 emprendimientos financiados por fuentes externas; además se ejecutaron 23 proyectos de vinculación, se crearon 1 200 empleos y se capacitaron 672 emprendedores.

Por ahora el Centro está dedicado a la capacitación, asesoramiento y tutoría de proyectos empresariales, realización de planes de negocios, análisis de las cadenas logísticas para un nuevo emprendimiento, seguimiento y control de las actividades de proyectos para que no desmayen. El trabajo en favor de la comunidad y los emprendedores sigue.