Sebastián Angulo. Redacción Quito / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 14
No 5

Condimensa, una familia con espacio en la industria de condimentos

La fusión de olores del comino, la canela y otras especias están presentes en las oficinas y en la planta de producción de Condimensa, empresa ubicada en Amaguaña (suroriente de Quito).

Esta compañía, que se especializa en la fabricación de condimentos y aderezos, distribuye sus 31 ítems a las cadenas de autoservicios más grandes del país, como Corporación Favorita, Almacenes Tía, Supermercados Santa María, Grupo Ortiz, entre otros.

La consolidación de su marca y su experticia en el mundo de los condimentos y aderezos le ha permitido que sus productos también lleguen a EE.UU. Entre 300 y 500 cajas se exportan al mes.

Pero hace tan solo 15 años, Condimensa nació en el peor escenario posible. 1999 estaba por terminar y el país atravesaba una profunda crisis política y económica. Con una inflación que cada día crecía, la familia Fajardo Chacón, originaria de Piruncay (poblado ubicado en la provincia del Azuay) decidió emprender su negocio.

El ímpetu de Walter Fajardo, el tercero de seis hermanos, empujó para que empezaran la empresa. Él conocía el mercado desde sus 16 años de edad gracias a que trabajó en la distribución de productos en la empresa Condimentos Amazonas de su tío, Carlos Fajardo López. Walter Chacón conocía de memoria todas las tiendas del sur de Quito. En principio, repartía -a pie- aliño y maní en pasta. En esa época combinaba sus estudios secundarios y su trabajo.

Fajardo se encargaba de la facturación y contabilidad de Condimentos Amazonas. Pero la falta de tiempo para sus estudios universitarios le motivó a renunciar.

Sin embargo, el sueldo de su padre, Benjamín Fajardo López no alcanzaba para la familia. Gracias a la experiencia de Fajardo en la industria de los condimentos apostaron por crear su propio negocio.

Con una inversión de unos USD 12 000, que se destinaron para la compra de un terreno en el sector de la Nueva Aurora (sur de Quito), maquinaria e insumos, nació la empresa Condimensa.

Por la inestable economía ecuatoriana de esa época las ganancias eran limitadas. Hasta que en el 2002 la marca se posicionó en el mercado quiteño. Tanto, que sus productos se comenzaron a vender en los Supermercados Santa María. Luego también llegaron a bodegas San Andrés, Almacenes Tía, entre otros centros de venta.

Actualmente, Condimensa lo constituyen Walter y Washington Fajardo. Mientras que otras hermanas, Karen y Nataly, se encargan de la fabricación de salsas de tomate, de ají y pasta de maní. Jackeline y Judith son distribuidoras.

Christian Pérez, comprador del sector comestibles de Almacenes Tía, asegura que Condimensa ha tenido un crecimiento año a año de un 20%.

La producción

La planta. En el 2009, debido a la creciente demanda de productos, la planta se trasladó a Amaguaña. Para esto se invirtió cerca de USD 1 millón.

Los insumos. Para la fabricación, el ajo se compra en Riobamba y Perú. Mientras que la cebolla en Santa Isabel, Ambato y Carchi. Importan comino de la India e Irán; la canela viene de la India y el clavo de olor de México.

La producción. Actualmente la producción mensual de Condimensa está entre 30 y 40 toneladas mensuales.