placeholder
Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 1

La construcción también se apuntala desde sus raíces

casas fabricadas con tableros de bambú, cubiertas con materiales ignífugos y con pinturas ecológicas son avances locales en la investigación científica para desarrollar viviendas con este producto. Esta planta se autoreproduce, en el Litoral.

Sin embargo, la investigación no se aprovecha al faltar fábricas de producción que masifiquen subproductos del bambú, como tableros para pisos, paredes, muebles, puertas, etc. La opinión la comparten especialistas del bambú que realizan investigaciones sobre esta planta.

Jorge Morán es el director del proyecto de investigación de nuevos materiales de construcción de la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil (UCSG). Dice que deben existir 18 000 hectáreas (ha) de caña guadúa, autóctona del país. Otras 3 000 ha son de otra especia gigante, introducida al país en los últimos 10 años. Esta llega hasta los 30 metros de alto.

Morán indica que cerca de 12 firmas se dedican a la investigación, producción y a realizar otras aplicaciones con la planta. La Red Internacional del Bambú y Ratán (Inbar) y la UCSG son instituciones que realizan capacitaciones sobre este tema.

El desarrollo del segmento del bambú se motiva por su uso en la construcción, pero también para evitar problemas como la erosión de los suelos o la protección de cuencas hidrográficas. Así lo comenta Fausto Quelal, propietario del vivero forestal Bambunet, ubicado en Quevedo (Los Ríos), en el sector La Cima.

En Bambunet se venden cerca de 60 especies de bambú. Pero las más comercializadas son la guadúa y el bambú gigante; al año venden cerca de 600 000 plantas a las empresas agrícolas, de fomento agrario públicas, de cooperación y otras. “Este auge en la demanda comenzó hace dos años. Ahora se están descubriendo más bondades de esta planta y su adaptación a los climas con altas y bajas temperaturas”.

El método de reproducción del bambú es autónomo y ofrece ventajas para quienes se dedican a su cultivo. Así lo afirma Marco Erazo, presidente de Ecuabambal, una cooperativa de artesanos, ubicada en el kilómetro 27 de la vía a Daule, en Guayaquil. La entidad se formó con asesoría de la Misión Taiwán hace seis años.

Erazo explica que el bambú se reproduce por medio de rizomas o raíces que producen los brotes. Dice que entre las ventajas del bambú está que absorben hasta cuatro veces más el anhídrido carbónico del ambiente y emiten mayores concentraciones de oxígeno. “Se puede cosechar desde los tres años siendo una alternativa a los árboles de madera. De hecho, del bambú se puede crear tipos de madera”. Ecuabambal produce muebles, estructuras y hasta artesanías de bambú.