placeholder
Fernanda Álvarez y Manuel Jiménez son dos jóvenes emprendedores que construyeron una bodega móvil para guardar cacao fino de aroma, solicitada por una compañía chocolatera. Foto: Alfredo Lagla / LÍDERES

Fernanda Álvarez y Manuel Jiménez son dos jóvenes emprendedores que construyeron una bodega móvil para guardar cacao fino de aroma, solicitada por una compañía chocolatera. Foto: Alfredo Lagla / LÍDERES

El plan es dar una segunda vida a los contenedores

3 de julio de 2017 15:46

Cuartos, cocina, sala, comedor, baños, terraza, patio y más espacios puede ofrecer una casa hecha con contenedores.

Aunque usted no lo crea esa vivienda, que además tiene un costo menor al de una regular, la construye la empresa Go-Tainers.

Este negocio nació hace tres años por idea de Fernanda Álvarez y Manuel Jiménez, presidenta y gerente general. Sin embargo, las ganas por emprender de estos ecuatorianos de 28 años existen desde que tenían 18 y se conocieron en una clase de inglés.

Go-Tainers se dedica a la construcción -en todo el país- de casas, bodegas, restaurantes de plazas de comida, ‘campers’ entre otros espacios para la vivienda, trabajo o colocación de productos.

Los emprendedores, con experiencia en comercio exterior y producción petrolera, buscaban emprender y se les ocurrió darles un nuevo uso a los contenedores que se habían utilizado para la exportación e importación.

Su primer proyecto fue un ‘camper’ para una empresa petrolera, en el que invirtieron USD 17 000. Se construyó un espacio con todas las medidas de seguridad que exige una zona de trabajo donde se manejan hidrocarburos.

Al inicio este fue su primer cliente y poco a poco los emprendedores se dieron a conocer y ampliaron su portafolio. Han ofrecido sus servicios a compañías vinculadas con el sector de cerámica, dueños de locales de plazas deportivas, firmas de alimentos, petroleras, etc.
Una de las compañías es República del Cacao. Erwan Querrec, gerente industrial de la firma, explica que con Go-Tainers trabajó en la fabricación de su bodega de cacao fermentado secado.

“Iniciamos en abril. Necesitábamos hacer una inversión en un espacio que se adaptara a nuestras necesidades y que no fuera costoso. Conseguimos esto y lo más importante es que la bodega puede moverse a cualquier sitio y la construcción fue rápida”.

El lugar se hizo con tres contenedores de 40 pies. Protege al cacao al evitar que entre alguna plaga y permite la circulación del aire en la medida que se necesita.

Tanto Manuel como Fernanda aseguran que buscan cumplir con los requisitos de los clientes que sean posibles. Así, han colocado acabados de lujo, por ejemplo, en una suite que construyeron para la madre de uno de sus clientes.

De hecho, la empresa también tiene como compradores a personas naturales, principalmente para la construcción de viviendas.

Los emprendedores destacan que estas edificaciones son sismorresistentes porque al ser de metal no se derrumban. Las casas pueden armarse en el tamaño que la persona requiera.
Esto se logra a través del corte que se realiza de los contenedores, según el diseño que se busque. Toda vivienda está impermeabilizada y preparada para el clima de Costa o Sierra. Se puede colocar los acabados que se desee como pisos de madera, parqué, porcelanato, grifería, etc.

Una casa hecha en un solo contenedor, que tiene cocina, baño, cuarto sala y comedor pequeños, puede llegar a costar USD 11 000. Es difícil hallar viviendas regulares con ese valor en el mercado.

Go-Tainers tiene como meta trabajar en proyectos de construcción de vivienda social, otorgando a persona de escasos recursos edificaciones dignas para su vida.
Para la construcción de los diferentes espacios la compañía trabaja con un equipo de proveedores que incluyen arquitectos, maestros dedicados al tratamiento de los contenedores, etc.

La firma también da soluciones para guardar equipos de agricultura y ganadería en el campo.