placeholder
Carmen Borja es una de las dos socias de Natu, un emprendimiento que realiza productos par a el cuidado personal con productos del país. Foto: Cortesía Natu

Carmen Borja es una de las dos socias de Natu, un emprendimiento que realiza productos par a el cuidado personal con productos del país. Foto: Cortesía Natu

Cosmética orgánica hecha con insumos ecuatorianos

23 de diciembre de 2016 16:21

Rescatar las recetas y conocimientos sobre el uso de plantas, frutas y diferentes alimentos ancestrales del país es parte de la esencia de Natu.

Este emprendimiento nació de la mano de Carmen Borja y Carolina Berrazueta en abril del 2015. Paro la idea se remonta siete años atrás, cuando Borja comenzó a fabricar en casa productos de cuidado personal.

“Cuando tuve mi primera hija, hace casi 14 años, me di cuenta que necesitaba tener un estilo de vida más saludable. Comencé por alimentarme mejor, pero me di cuenta que no era suficiente. Todo lo que uno se pone sobre la piel también es como comer”, dice.

Borja se capacitó, empezó a investigar y experimentar en la producción de cosméticos. Entre los artículos que desarrolló están champú, protector solar, pasta dental, etc., todos con un insumos orgánicos y propios del país.

Borja comenzó a regalar productos a amigos y familia para darse conocer. Luego, junto a su socia, optó por convertir la fabricación cacera en un negocio, en el cual han invertido hasta el momento unos USD 50 000.

Al inicio las socias pusieron en el mercado dos productos y ahora cuentan con siete. La venta de los artículos comenzó con la participación en el ‘testing lab’ de la Agencia de Promoción Económica (ConQuito). “Fueron cinco días en Quicentro Sur, en donde a uno le daban la oportunidad de probar qué tanta acogida tendrían los productos en el mercado”.

El nombre de Natu está relacionado con el hecho de que los productos que ofrece son naturales. Los artículos se ofertan en tiendas orgánicas y artesanales, en comercios en línea y Facebook.

La actriz Marcela Camacho, por ejemplo, compra los productos, desde hace cuatro meses, contactando directamente a Borja. “Por lo general yo siempre uso productos naturales y me interesaron bastante los de Natu. Tengo el jabón de avena exfoliante, aceite hidratante para día y noche y el protector solar de chocolate”.

Otros artículos de venta son el polvo de limpieza facial hecho de arroz para exfoliar, avena para la grasa, miel para humectar, vinagre para refrescar, en versiones para hombres y mujeres. También, está el protector solar sin químicos, que cuenta con una película física que crea una capa sobre la piel y permite que los rayos del sol reboten y no se queme.

El primer producto tiene un costo de USD 7, los humectantes 12 y el protector 18, por ejemplo. Para el envasado no utilizan plástico sino cristales. “Intentamos generar en la recompra que si nos devuelven el envase nosotros les hacemos descuentos”.

Otra de las características del emprendimiento es que permite a las socias cumplir su papel de madre, porque pueden trabajar junto con sus hijos.

Los proveedores del emprendimiento son ecuatorianos y orgánicos, en su mayoría. Borja explica que las recetas con las que se preparan los productos son una síntesis de aquellas ancestrales y de las tradicionales. “Hay que valorar los conocimientos de la sabiduría indígena, de los poderes curativos de nuestras hierbas”.

En los primeros meses la emprendedora calcula que facturaba alrededor de USD 600 mensuales; ahora los ingresos alcanzan hasta USD 1 200. La expectativa de este negocio es generar conciencia de salud y ambiente.