Tres tipos de esmalte de la marca Butterfly se elaboran en  una fábrica ubicada en el valle de Los Chillos. En el sitio, según el propietario, también se producen vaselinas pequeñas. Fotos: Diego Pallero / LÍDERES

Tres tipos de esmalte de la marca Butterfly se elaboran en una fábrica ubicada en el valle de Los Chillos. En el sitio, según el propietario, también se producen vaselinas pequeñas. Fotos: Diego Pallero / LÍDERES

Redacción Quito  (I)
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 4
No 2

En el sector de cosméticos unos crecen y otros no

31 de mayo de 2016 10:55

Cuatro grupos de cosméticos se producen en el país, según Procosméticos: perfumes y aguas de tocador; preparaciones de belleza; preparaciones capilares; y artículos para afeitado e higiene personal.

Cada grupo presenta una amplia gama de variedades. Entre estas se hallan aguas de tocador, maquillaje de ojos, esmaltes, delineadores, preparaciones para el cuidado del cabello, sales perfumadas, lociones, etc.

Según información del Ministerio de Industrias, la producción de cosméticos en el 2014 alcanzó los USD 54 millones y para el año pasado la proyección era llegar a los USD 65 millones.

La razón del incremento calculado fue el convenio que firmó el gremio con el Ministerio para desarrollar mecanismos que permitan sustituir importaciones e incrementar la exportación.
Sin embargo, desde el 2013 las ventas del sector se han ido derrumbando. Las exportaciones del año pasado alcanzaron USD 13,7 milllones, lo que representa una caída de 21% con relación al 2014 y de 53,5% frente al 2013.

En cuanto a la producción, aunque no hay un dato general que detalle la situación del mercado, las empresas sí revelan una caída en la elaboración y venta de estos productos.
Danilo Castro, propietario de Laboratorios Mollie, habla de una reducción de la producción del 7%. “Estamos bajando la producción y las ventas, también, durante el último año. Por suerte el impacto no ha sido mayor”.

Esta compañía se dedica a la elaboración de tratamientos para el cabello, champú, acondicionadores, esmaltes, entre otros productos de cuidado personal.
Durante los últimos años el crecimiento de la empresa fue sostenido. Entre 2014 y 2015, por ejemplo, la producción se incrementó en 10%. No sucedió lo mismo entre el año pasado y este debido a la situación económica del país.

Para ese año Castro proyectaba un crecimiento similar al anterior, pero como no había demanda la producción se estancó. A pesar de eso cuentan con una línea de productos más amplia que en el 2015 ya que aumentó ítems a su oferta, vinculados a línea para el cuidado del cabello.

Aunque el panorama es complejo, por ahora, Laboratorios Mollie decidió mantener su nómina de 20 personas. Tampoco se acogió a mecanismos como la reducción de la jornada de trabajo.

Esta compañía, hace un año, indicó que resultó beneficiada por los controles de importación que se hicieron a otras firmas.

Hace dos años, cuatro empresas se comprometieron a reducir sus importaciones de cosméticos. El Ministerio de Industrias buscaba un ajuste general de las mismas, pero en el 2015 no se aplicaron salvaguardias por balanza de pagos sobre cosméticos terminados.
Entre el 2013 y el 2014 las importaciones se redujeron en USD 89,4 millones. Pero, del 2014 al 2015 subieron en USD 28,1 millones.

Además de las compras regulares, otro problema es el del contrabando. Empresas como la fabricante de esmaltes Butterfly aseguran que con la depreciación del peso colombiano y del sol peruano frente al dólar los productos de esos países se hicieron más baratos e ingresan, en algunos casos, de manera irregular.

Álex Manrique, propietario de esta compañía, indica que la producción ha caído en un 10% con relación al año pasado. Actualmente, desarrollan unas 50 000 unidades de tres tamaños: ocho mililitros, 14 mililitros y uno para decoración de las uñas.

En medio de un año complejo lo que sí logró es terminar y comenzar a operar una planta propia, en la que se invirtieron USD 120 000. Antes producía en un área pequeña en su propia casa.

Otras empresas de mayor tamaño, sin embargo, sí registran un importante crecimiento. Avon, por ejemplo, registró un alza de producción de 355% entre el 2013 y el 2015. Esto se produjo luego que se aplicaron las restricciones comerciales y los convenios de producción nacional con el Mipro.

Entre los productos que comercializan están artículos de cuidado personal y fragancias. El 100% de estas últimas son de fabricación enteramente nacional.

La empresa, además, cuenta con maquiladoras: para el 2015 estaban registradas Qualipharm, La Fabril y Scalpi. Los socios estratégicos, según un documento remitido por la firma, incrementaron su nómina. Avon exporta a Perú y Colombia.

Según la Comunidad Andina, las ventas intraregionales de cosméticos crecieron en una década.