Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 2
No 0

La costura se mueve entre el taller y las redes sociales

Un estilo casual, urbano, colorido y romántico caracteriza a las prendas de Dear One. Esta microempresa porteña comercializa blusas, shorts, vestidos, leggings, faldas y más a través de la página web www.shopdearone.com.

¿Cómo funciona? Los pedidos se receptan en el portal, en el que se puede cancelar con tarjeta de crédito o débito, mediante el sistema 2Checkout. El comprador recibe el pedido entre 24 y 48 horas después. Las entregas se realizan a través de Servientrega, en todo el país.

Por ejemplo, Yasmine Gil compró un vestido desde San Cristóbal (Galápagos), luego de conocer la marca en una publicación de un medio local. "Me pareció original el diseño y realicé la compra. El paquete me llegó a los dos días".

La mentalizadora de Dear One es la guayaquileña Nathali Prado, quien realiza los diseños de estas piezas en las que resaltan los colores, encajes y detalles. Sus bosquejos son materializados por dos costureras que trabajan en el taller y showroom de la marca, ubicado en el kilómetro 12,5 de la vía a Samborondón.

Desde el sitio, se venden unas 30 prendas al mes, lo que le genera a Prado ingresos mensuales de unos USD 1 000. Esta emprendedora cuenta que su sueño era tener una empresa propia. "Por eso me capacité en diversas ramas". Se refiere a sus estudios realizados en Diseño de Modas en el instituto Eurodiseño de Guayaquil; de Diseño Gráfico en la Universidad Santa María; y Relaciones Públicas en la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL). De esta última carrera, está egresada.

La idea del negocio la concretó en octubre del 2011. En ese año realizó un estudio de mercado. Luego creó la marca y definió la línea gráfica y estrategia del negocio.

Más tarde, a mediados del año pasado, empezó a producir prendas y lanzó la primera colección, compuesta por 30 diseños. Para ello realizó una inversión de casi USD 2 000, que destinó a la compra de una máquina de coser 'overlock'.

Inicialmente las ventas las realizaba a través de las redes sociales Facebook y Twitter. A la par diseñó la página web, que creó con ayuda de un programador. Y en diciembre anterior empezó a funcionar el portal de Dear One.

Otras redes sociales que le han ayudado a promocionarse -afirma- son Instagram, Pinterest y Tumblr. También se ha dado a conocer con la participación en showrooms y ferias como el Mercadillo.

En uno de estos eventos, Dennys Rendón conoció la marca. Ahora es una cliente frecuente: ha comprado más de diez piezas. "Lo mejor de todo es que son prendas originales que se pueden utilizar a diario".

El mercado

El target. El nicho son mujeres de entre 25 y 42 años que gusten de la moda. El valor de las prendas oscila entre los USD 28 y 40.

Las tallas. La ropa está disponible en tallas S y M. Realiza talla L bajo pedido.