Andrea Andrade y Sandra Priori son las propietarias de Wayruro. Foto: Maria Isabel Valarezo / líderes
REDACCIÓN QUITO (F) Contenido intercultural
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 11
No 3

Ellas crearon un escaparate para el producto orgánico

Mermeladas, frutas, verduras, cosméticos y carteras son parte del stock de Wayruro, una tienda orgánica que es una vitrina para pequeños productores ecuatorianos.

Sandra Priori, Andrea Andrade y Dennis Villamar empezaron este emprendimiento en enero. La idea surgió primero como parte de sus experiencias con el consumo de productos orgánicos y por el interés de brindar a las personas opciones alternativas. "Yo creo que es bueno hacer dinero, pero al mismo tiempo tienes que aportar con algo extra a la sociedad", comenta Andrade.

Para las propietarias no es lo mismo tener una tienda, que tener una tienda orgánica donde se generen oportunidades a pequeños productores y aportar al medioambiente.

Este emprendimiento, ubicado en el norte de Quito, inició con una inversión de USD 10 000 que sirvieron para la adecuación de la tienda, publicidad, electrodomésticos y para el pago a los proveedores. Para la asesoría de los productos contaron con el apoyo de los Guardianes de Semilla (plataforma social dedicada a promover la agrobiodiversidad y la ecología práctica en Ecuador) Xavier Carrera, miembro de esta red, orientó a las propietarias sobre el diseño del sistema, las características que debe tener un producto ecológico y como se los debe mantener en la tienda.

Sobre el nombre, al principio las fundadoras pensaron varias opciones, sin embargo, escogieron Wayruro, que es una semilla roja y negra que se encuentra en los bosques tropicales y que para los indígenas es considerada un amuleto que protege de las energías negativas; además se trata de una leguminosa que filtra nitrógeno al suelo siendo el principal alimento que necesitan las plantas.

Luz Pedraza, moradora del sector, es una de sus principales clientas, quien los martes va a Wayruro y compra USD 80, entre frutas, verduras, huevos, chocolate orgánico y jabones.

En la actualidad Wayruro cuenta con más de 60 proveedores a escala nacional. Uno de ellos es Jambi Kiwa en Chimborazo, una asociación de mujeres indígenas, que provee té de la abuela una vez al mes. También Román Cadena, quien cada semana entrega 10 kilos de tunas cultivados en su huerta en Checa (Pichincha). Ximena Porras, productora de mermeladas entrega USD 50 en productos cada semana a Wayruro. Andrade afirma que uno de sus propósitos es apoyar a las pequeñas comunidades del país.

El negocio

En productos elaborados. Por cada producto vendido, Wayruro entrega el 70% al productor. Y el 80% en el caso de frutas y verduras.

Los precios. En la tienda se encuentran productos desde USD 0,10 (frutas y verduras) hasta 60.

USD 3 000 factura al mes este negocio