placeholder
La producción de leche en el Ecuador tuvo un crecimiento del 3,5%. Pero un menor dinamismo en la economía del país y un menor poder adquisitivo de los ecuatorianos afectó las ventas.

La producción de leche en el Ecuador tuvo un crecimiento del 3,5%. Pero un menor dinamismo en la economía del país y un menor poder adquisitivo de los ecuatorianos afectó las ventas.

La industria produce más y vende menos

28 de febrero de 2016 15:45

La producción de leche cruda en el país, durante el año pasado, tuvo un incremento del 3,5% (litros diarios), en relación con el 2014. Pese a este crecimiento, las 44 empresas formales que existen en el país, según el Centro de la Industria Láctea (CIL), actualmente sienten los efectos de un menor dinamismo en la economía ecuatoriana, afectada por la caída de los precios del petróleo y la menor capacidad de compra de los ecuatorianos.

La industria lechera en Ecuador inició en 1950, gracias a la tecnificación de nuevos sistemas de ordeño y cuando entró en producción el ganado especializado y crías que se importaron años atrás. Así lo relata el libro La Leche del Ecuador, publicado en el 2015 por la CIL. En los últimos 60 años la industria ha evolucionado, a tal punto que al cierre del año precedente, el sector vendió USD 909 millones según datos proporcionados por este gremio que agrupa a Nestlé, Alpina, Reyleche, Floralp y Toni.

En la Sierra predomina la mayor generación de litros de leche cruda, siendo Pichincha la provincia que se lleva la mayor parte del pastel. Por eso, empresas como las mencionadas desarrollan sus operaciones centrales en esta región del país.

Víctor López, vicepresidente de Pasteurizadora Quito, dice que el crecimiento de esta firma ha sido constante en los últimos 10 años. Esto, debido a la infraestructura y a la calidad de productos como Vita Leche.

Con la tecnificación en sus sistemas de producción, las inversiones y, hace dos años, la adquisición de Industria Carchi, Pasteurizadora Quito logró en el 2015 producir de 280 000 a 300 000 litros diarios de leche.

Para sostener estos niveles, la compañía trabaja con 320 productores de Machachi, Cayambe, y parte del Cotopaxi. A ellos se les paga en promedio USD 0,50 por litro entregado, según el Acuerdo 394 del Ministerio de Agricultura (Magap) aprobado en el 2014.

López señala que este 2016, la disminución del consumo del leche presenta un escenario complejo para el sector. Por lo que en los próximos meses esta empresa evaluará el comportamiento del mercado, para definir estrategias que les permita mantener sus cuotas diarias de producción.

Otra empresa que tuvo un crecimiento en la producción el año pasado es El Ordeño, ubicada en Machachi (cantón Mejía, Pichincha).

Juan Pablo Grijalva, gerente general, indica que allí se procesan 140 000 litros diarios. “Hemos crecido en la recepción de leche cruda en un 10%”.

Este incremento se ha dado, porque la firma trabaja hace 13 años con unos 4 500 pequeños productores de las provincias de Tungurahua, Chimborazo, Cotopaxi, Pichincha, Imbabura, Napo y Sucumbíos.

Sin embargo, otras empresas están impactadas desde el año pasado, debido a la coyuntura económica del país.

Nutrileche, ubicada en Cuenca, disminuyó en un 2,5% la compra de leche cruda en el Austro ecuatoriano. Por ello, pasó a procesar 200 000 litros diarios de este producto, y se establecieron cupos para la recepción de leche cruda a los ganaderos, explica su gerente Rigoberto Moncayo.

Antes, esta compañía procesaba 260 000 litros diarios, pero ante la coyuntura del país dejaron de comprar a ganaderos de Tungurahua, Cotopaxi y parte de Azuay. Con estos ajustes y otras estrategias, como promociones especiales, la firma ha podido mantener los ingresos, ante un menor consumo de leche en el Ecuador.

El primer eslabón de la cadena de valor de la leche son los ganaderos. Actualmente en el país existen unas 300 000 unidades o fincas productoras de leche, explica Rafael Vizcarra, titular de la CIL.

Eduardo Herrera, presidente de la Asociación 27 de Septiembre de Pataquí, ubicada en el límite entre las provincias de Imbabura y Pichincha, cuenta que hace más de tres años este grupo integrado por 18 ganaderos entrega 800 000 litros diarios de leche cruda para la firma Nestlé.

El negocio lechero en el país genera 1,5 millones de empleos directos e indirectos. Y su aporte al Producto Interno Bruto (PIB) fue del 8% en el 2014, de acuerdo con datos de la CIL.