placeholder

La crisis que atraviesa Europa deja lecciones y un gran ganador: China

¿Qué ocurriría si Grecia deja la Zona Euro? ¿Es posible que el euro desaparezca, tal como lo predijo hace un par de semanas Paul Krugman, Nobel de Economía?

Un análisis de Reuters señala que una salida de Grecia de la Zona Euro podría exponer al Banco Central Europeo (BCE) y al bloque de la moneda única a cientos de miles de millones de euros en pérdidas; dejando a Alemania y a sus socios con una cuenta astronómica.

“En el caso de una salida, Grecia caerá en ‘default’ (incumplimiento del pago de obligaciones). Y la pérdida probablemente va a ser muy alta, lo suficiente para eliminar el capital del BCE”, comentó Andrew Bosomworth, gerente de Cartera de Pimco, la firma que administra el mayor fondo de bonos del mundo. “Se podría necesitar una recapitalización por parte de los gobiernos, que no están exactamente en la mejor posición para proporcionar capital extra”, comentó.

El BCE, que tiene su propio capital desembolsado de 6 400 millones de euros (USD 8 151 millones), es esencialmente una empresa conjunta entre los 17 bancos centrales de la Zona Euro.

Entonces, una salida de Grecia traería otra consecuencia: los bancos centrales nacionales se repartirían las pérdidas del BCE. Alemania se llevaría la mayor pérdida con el 27 % del total y Francia también cargaría con una parte importante.

Para el analista Juan Fernando Carpio, la crisis en Europa ocurre por un mal manejo inflacionista de los bancos centrales, entidades a las que califica como: “El peor invento de la historia, porque financian guerras y saquean a las clases medias y bajas en favor de las élites financieras”.

En Europa, agrega Carpio, el BCE no fue tan serio como su molde, el Banco Central Alemán. “Esto ocurrió por presión de países que no debieron estar en la Zona Euro. Por ejemplo, Portugal, Italia, Grecia y España carecen de disciplina y estaban arrimados al euro”.

Carpio resume lo ocurrido en Europa: tuvieron malas políticas de largo plazo, poca seriedad fiscal, demasiado gasto, alta compra de deuda privada…

En cuanto al futuro del euro, Rafael Pampillón, catedrático del IE Business School, en España, dice que la moneda permanecerá en el tiempo. Pero insiste en que predecir el futuro de una divisa es imposible. Giuseppe Marzano, de la Universidad San Francisco, tampoco cree que la moneda única deje de circular.

En palabras de Marzano, Europa ha gozado de paz en los últimos 60 años y el euro es un ejemplo de cómo los países renuncian a sus egoísmos. “Los europeos y sus gobernantes tienen en su memoria el recuerdo de la II Guerra Mundial y el euro representa un símbolo de unión, por eso no va a desaparecer”.

Con lo que ocurre en Europa, ¿quién gana? Las respuestas apuntan al continente asiático, específicamente a China, la actual segunda economía del mundo.

Para Marco López, el gran ganador es China, porque sigue fortaleciendo su economía, continúa conquistando mercados a través de grandes cantidades de dinero que provienen de sus reservas. “Además, su moneda, el yuan, probablemente se impondrá en el mercado y permitirá que siga conquistando el mundo”.

Carpio concuerda. Según su manera de ver, a China le conviene que las monedas del Primer Mundo sean menos fuertes y que se diluyan y pierdan poder adquisitivo. “En la medida en que las monedas se hagan débiles, los inversionistas van a buscar mercados emergentes como China, pero también Latinoamérica”.

PARA VER LA INFOGRAFÍA MÁS GRANDE HAGA CLIC AQUÍ

[[OBJECT]]