placeholder

La crisis europea golpea al sector exportador

Para América Latina, los indicadores prevén una leve desaceleración. Naciones Unidas, el FMI y la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico calculan que América Latina y el Caribe crecerán a tasas de entre el 4% y el 5% anual, entre el 2013 y el 2020.

El informe de la Cepal ‘Panorama de la inserción internacional de América Latina y el Caribe’, indica que en la medida que los países de América Latina y el Caribe dirijan sus exportaciones a Asia, principalmente, se beneficiarán del dinamismo de la demanda de esa economía.

Además, el comercio exterior de América Latina y el Caribe profundizará este año la desaceleración experimentada a partir del segundo semestre del 2011. El valor de las exportaciones de la región tendrá un crecimiento de 4% en este año, mientras que las importaciones aumentarán 3%, de acuerdo con estimaciones presentadas por la Cepal hace dos semanas.

Según el organismo, América Latina y el Caribe es la región del mundo que experimentó el mayor crecimiento del volumen exportado en el último trimestre del 2011 y en los primeros cuatro meses del 2012, en un contexto mundial de desaceleración del comercio. Sin embargo, la crisis europea y la aversión global al riesgo han afectado su desempeño exportador en los meses posteriores.

Esta desaceleración ha afectado a los intercambios con los socios comerciales de la región, especialmente a las exportaciones dirigidas a la Unión Europea, que cayeron 5% en el primer semestre del 2012 con respecto a igual período del 2011.

Ecuador continúa atado a las exportaciones de petróleo. Para el año pasado se estimaba que las ventas de crudo lleguen a USD 12 364 millones; para este año el cálculo fijado fue de USD 11 113 millones por exportaciones de crudo; el descenso obedece a la suspensión temporal de operaciones en la Refinería de Esmeraldas, acción que está aplazada.

¿Cómo queda el Ecuador en el actual contexto económico mundial? Giuseppe Marzano, catedrático de la Universidad San Francisco de Quito, considera que el país no queda tan mal por ser una economía pequeña. “Una de las ventajas de las economías pequeñas es que ni lo muy bueno ni lo muy malo las afecta”.

Marzano confirma la dependencia del petróleo y señala que “todo lo que pase a escala mundial y que no afecte al precio del petróleo no nos perjudica”.

El analista Marcelo Vázquez coincide sobre el tema petrolero. Pero señala que la economía ecuatoriana es dependiente de las remesas y que estas vienen cayendo en los últimos dos años. En cuanto al comercio exterior, Vázquez señala que al país le afecta no tener beneficios arancelarios. “Eso hace que sectores como camarones o rosas sean menos competitivos”.