placeholder
Alrededor de un centenar de empresas participó en la feria de emprendimientos en Guayaquil que se realizó como parte del premio Origen +593. Fotos: Mario Fausto/ LÍDERES

Alrededor de un centenar de empresas participó en la feria de emprendimientos en Guayaquil que se realizó como parte del premio Origen +593. Fotos: Mario Fausto/ LÍDERES

Cuatro ideas innovadoras se premiaron en Guayaquil

29 de diciembre de 2016 13:59

El emprendimiento ecuatoriano tuvo su reconocimiento la noche del pasado jueves, en Guayaquil. Por segundo año consecutivo se premió en el Puerto Principal la innovación y creatividad ecuatorianas, plasmadas en novedosos productos.

En el Palacio de Cristal, ubicado a en el sur del Malecón Simón Bolívar, se desarrolló la premiación. Origen +593, que hace referencia al código telefónico internacional que identifica al país y que fue mentalizado desde el año pasado por la Asociación de Jóvenes Empresarios del Ecuador (AJE). Este certamen tuvo la colaboración de la Universidad Casa Grande y el auspicio de un grupo de firmas.

Los premios se entregaron en cuatro categorías: innovación, tecnología, ‘start up’ o emprendimiento con el más rápido desarrollo y responsabilidad social. En cada una de estas categorías hubo, además del ganador, dos finalistas, que fueron reconocidos.

En la categoría de innovación el proyecto ganador fue el producto HeatOff, creado por Luis Valencia. Su propuesta llamó la atención por solucionar un problema cotidiano para los conductores y ocupantes de un vehículo.

HeatOff es un dispositivo electrónico que se activa de manera remota y que permite controlar el sistema de ventilación del aire acondicionado o calefacción del auto, así como el sistema de elevadores eléctricos de las ventanas.

El desarrollo permite expulsar el aire, en ciertos casos contaminado, que se acumula dentro del vehículo cuando permanece estacionado un cierto tiempo. “Es una solución sencilla a un problema que todos vivimos aquí en nuestro país. Sacamos el calor que se acumula y retiene en los vehículos”, explicó el emprendedor Valencia.

En el segmento de tecnología, el premio se lo llevó la firma Kradac. Este es un emprendimiento lojano que propuso soluciones tecnológicas en gestión y control del transporte público a través de módulos de integración, para el despacho de carreras y rutas.

La firma también trabaja en soluciones de rastreo satelital, diseño y construcción de robots.
En la categoría de responsabilidad social el ganador fue el producto de la firma Kunan. El azuayo Ramón Valdivieso, su mentalizador, explicó que el producto lleva poco tiempo en el mercado: cuatro meses. Se trata de un parlante acústico de madera diseñado a partir de los desechos de las fábricas de elaboración de muebles en Cuenca. “Es hecho artesanalmente, y para nosotros es una joya, por su diseño”.

El mejor producto con el más rápido crecimiento fue para La Cordobesa, un negocio de elaboración de salsas y condimentos artesanales creado por los esposos Mariana Zinny y Xavier Villacreses. La pareja demostró su entusiasmo por el premio.

No es para menos: el negocio comenzó con un inversión inicial de USD 15 y a la vuelta de tres años ha vendido alrededor de 250 000 unidades. Mariana Zinny, joven argentina nacionalizada ecuatoriana, cuenta que la primera inversión la usaron para comprar los ingredientes, que envasaban y vendían inicialmente en ferias populares y a través de amigos. “Ahora estamos en los supermercados”, relató.

Previo a la premiación se realizó, en el mismo lugar, una feria de emprendimiento, con un centenar de pequeños empresarios. Allí se encontraban iniciativas de distintos segmentos, buscando un lugar en el marcado.