placeholder
Juan Racines inició hace cinco años su negocio de ropa y accesorios. Está en la Luis Cordero y Calle Larga. Foto: Giovanni Astudillo / LÍDERES

Juan Racines inició hace cinco años su negocio de ropa y accesorios. Está en Cuenca, en la Luis Cordero y Calle Larga. Foto: Giovanni Astudillo / LÍDERES

En Cuenca los extranjeros prefieren la ropa de Urbano By Tribu

23 de mayo de 2016 09:36

Los extranjeros que visitan o residen en la capital azuaya son los clientes principales de los emprendedores Juan Carlos Racines y su esposa Rossana. Esta pareja de quiteños se radicó en Cuenca hace seis años y desde hace cinco empezó con la venta de la ropa y de accesorios Urbano By Tribu.

Ellos optaron por emprender en esta ciudad, por su potencial turístico y comercial, pero fundamentalmente les interesó el grupo de estadounidenses y europeos que llegan por turismo o para vivir. La Cámara de Comercio local calcula que 3 000 parejas de jubilados extranjeros residen en Cuenca.

La propuesta de esta diseñadora y su esposo, quien tiene una maestría en Dirección Comercial, fue elaborar ropa y accesorios que sean afines a las preferencias de este segmento del mercado. Sus prendas son elaboradas en algodón y tienen colores llamativos, como el azul petróleo, verde oscuro, ladrillo, mostaza, uva... y los convencionales como blanco, negro, azul, gris, entre otros.

“Las fusiones de los colores clásicos dan nuevas tonalidades que son agradables y para los ecuatorianos pueden ser muy llamativas, pero gustan a los extranjeros porque son novedosos”, dice Racines.

Al inicio expusieron sus creaciones en las galerías de la ciudad, pero luego optaron por abrir una tienda en la zona de la Calle Larga, en el Centro Histórico. Su objetivo fue que sus productos, que llevan la marca Urbano By Tribu, ganaran presencia y aceptación entre su público objetivo. Además, asistieron a reuniones y eventos de los extranjeros.

En la actualidad, el 85% de sus clientes son extranjeros y el 15%, cuencanos. Los turistas les encuentran por la ubicación del almacén. Además, los emprendedores realizan contactos con las agencias de turismo, para que les refieran a los visitantes.

Según Racines, para los extranjeros la calidad está implícita, por eso buscan un producto que satisfaga y se adapte a sus necesidades. Por ello, también ofrecen una suerte de personalización de las prendas, en tallas y ajustes a los diseños. “Se llega a un acuerdo con el cliente, porque toma más tiempo y representa un costo mayor”.

El estadounidense David Blampied compró dos pantalones y una camisa. Él prefiere esta marca porque tiene la posibilidad de que las prendas se adapten a su cuerpo.

Este emprendimiento confecciona camisas, blusas, pantalones para hombres y mujeres, chaquetas, capuchas, faldas, vestidos...

Los accesorios se elaboraron por las recomendaciones de los clientes, que buscan algo que complemente a la ropa, señala Racines. Son artículos diseñados en cuero y que plasman la identidad de Urbano By Tribu, que es fusionar lo moderno con lo autóctono. Sus diseños tienen figuras de flores, mariposas, el sol...

Los monederos cuestan USD 2, las billeteras de 7 a 8, las carteras 35 y los bolsos y maletines 55. Los pantalones, entre 28 y 32; las camisas, 21 o 22 y las blusas, 19 y 20.

Según Racines, cada mes vende 50 camisas, 40 blusas, 40 pantalones y la misma cantidad de faldas. Y las ventas mensuales en promedio son por USD 6 000.