placeholder
Emilia Wright, Marisol Rosero  y Diana Zambrano son las socias de Blu!Lab, un estudio de diseño industrial, ‘branding’ y ‘packaging’. Su centro de operaciones está en Cumbayá. Fotos: Vicente Costales / LÍDERES

Emilia Wright, Marisol Rosero y Diana Zambrano son las socias de Blu!Lab, un estudio de diseño industrial, ‘branding’ y ‘packaging’. Su centro de operaciones está en Cumbayá. Fotos: Vicente Costales / LÍDERES

Tres mentes creativas dan identidad a las empresas

16 de mayo de 2017 09:03

Llamas, osos de anteojos, cojines de colores... son parte del ambiente de las oficinas de Blu! Lab, un estudio creativo ubicado en Cumbayá (nororiente de Quito).

No se trata solamente de una agencia de publicidad. Blu! Lab realiza trabajos que van desde el diseño industrial, pasando por el ‘branding’ (identidad y marca), hasta el diseño de empaques para diversos productos (packaging).

Este negocio inició sus operaciones en el 2013 y, en principio, se dedicaba a la decoración de habitaciones para niños.

Diana Zambrano y Emilia Wright arrancaron con el negocio luego de que regresaran de sus estudios de diseño gráfico, en Barcelona (España). Las dos amigas iniciaron su emprendimiento y arrancaron con la fabricación de vinilo decorativo: un plástico adhesivo para adornar interiores.

Al empezar, invirtieron USD 3 000 para comprar un ‘plotter’ especializado en vinilo: una máquina para cortar este material en la forma que deseen las diseñadoras. Gracias a la buena aceptación que tuvo el diseño de habitaciones infantiles los clientes comenzaron a pedir otro tipo de servicios.

En ese entonces también se incorporó Marisol Rosero al equipo; en el 2014, finalmente, el negocio tomó el nombre de Blu! Lab.

Gracias a las buenas referencias, el estudio también comenzó a elaborar logotipos para empresas.

Uno de los primeros contratos importantes fue con Novopan del Ecuador, firma que se dedica a la fabricación de tableros, aglomerados y laminados. En esta firma, Blu! Lab elaboró la parte gráfica, como catálogos para comunicación interna y externa.

César Álvarez, vicepresidente de Ventas y Mercadeo de Novopan, asegura que Blu! Lab ha realizado trabajos en diferentes áreas desde hace tres años. Álvarez destaca la creatividad y puntualidad en la entrega de sus trabajos. “Nos ha ido muy bien. Siempre la calidad del trabajo es muy buena”.

La fabricación de pósteres, lienzos, afiches y objetos decorativos como lámparas y platos base en las cadenas de Corporación Favorita también ayudaron a consolidar el estudio.
Otra de las líneas de negocio de la firma es el diseño industrial. En el 2014 comenzaron a desarrollar esta área cuando elaboraron lámparas para el restaurante Osaka de Quito, especializado en comida japonesa y peruana.

Además, en ese mismo año trabajaron en la decoración del restaurante de comida mexicana Chipote Chillón (norte de Quito), en el que manufacturaron piñatas, lámparas, entre otros artículos.

Desde su creación la empresa ha trabajado para 150 firmas del país. Además ha colaborado en el desarrollo de marcas para pequeños negocios que están empezando.
Otro de los proyectos que ha emprendido Blu! Lab -junto a otros emprendedores- es La Tejedora Distrito Creativo, en Cumbayá, que aglutina negocios de arte, yoga, meditación, relajación entretenimiento, estilo de vida, diseño arquitectónico y de modas, música, deportes, gastronomía y cerveza artesanal.

La Tejedora está conformada por un área -donde anteriormente operaban dos antiguas fábricas textiles- que se está adecuando para convertirse en el primer distrito creativo del Ecuador.

Blu! Lab trabajó en el ‘branding’ de Amha Design, una firma guayaquileña que se especializa en arquitectura de interiores. Ana María Hanse, arquitecta de interiores, señala que trabajaron en la personalidad de la marca, definición de colores y elaboraron el manual en el que se establecen cómo se deben trabajar las piezas gráficas de la empresa.