Leonardo Gómez / Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 16
No 0

El cupcake da paso a nuevas microempresas

En las costumbres ecuatorianas, sin pastel no hay fiesta y, hasta hoy, ese postre ha ocupado el centro de mesa de cumpleaños, bodas, bautizos y aniversarios. No obstante, desde hace poco más de un año, un nuevo competidor ha llegado al mercado. Se trata de los ‘cupcakes’, pequeñas tartas personales que destacan por su colorida y original decoración.

Testimonio de esto lo da Karina Zambrano quien decidió reemplazar su pastel de bodas por ‘cupcakes’ decorados con corazones rojos y blancos. Ella asegura que no solo le resultó más económico sino que además fue más conveniente a la hora de repartir el postre a los invitados.

En el mercado ecuatoriano aún no hay un registro preciso de este tipo de negocios especializados, pero los ‘cupcakes’ ya son parte del menú de los servicios de catering, como en Passion for Sugar. Su dueña, Michelle Clavijo, asegura que los ‘cupcakes’ son solicitados en todo tipo de evento, por lo que no hay un target específico. En su empresa se ofertan estos productos desde USD 2,25 hasta 3.

Como el ‘cupcake’ no es muy conocido, las personas lo confunden con los ‘muffins’, magdalenas o poncakes, dice Diana de la Torre, quien junto a Verónica Arias abrieron Happy Cupcakes.

Esta microempresa se especializó en al elaboración de ‘cupcakes’ y abrió en julio del 2012 con una inversión de USD 2 500. De la Torre indica que en este segmento aún no existe mucha competencia, por lo que su producto tuvo buena acogida desde el inicio.

En noviembre pasado el negocio facturó cerca de USD 2 000 y en diciembre subió a 4 500, ese último mes vendieron 2 000 unidades. Los precios de cada uno están entre USD 1,5 y 2,50, se venden en eventos y se entregan a domicilio.

El decorado es uno de los factores que destaca a los ‘cupcakes’, por eso, en Happy Cupcakes los ofrecen hasta con el logo de la empresa. “Corazones, animales, fotos de personas... la figura que nos pidan la ponemos”, asegura Arias.

Otro negocio especializado en ‘cupcakes’ es Mr.&Mrs. YUM, que nació por iniciativa de tres universitarios: Michelle Rojas, Daniel Soto y Pedro Freire.

Todo comenzó en septiembre pasado como un proyecto universitario, por lo que su primer punto de venta fue la USFQ y luego, en diciembre, fueron al parque La Carolina, durante los conciertos organizados por las Fiestas de Quito. “Vendimos 1 200 ‘cupcakes’ y facturamos unos USD 1 500”, cuenta Soto.

En Mr.&Mrs. YUM ofrecen ‘cupcakes’ desde USD 1,50 a 2,50 por unidad. Los sabores varían tanto como la decoración: hay postres de taxo, naranjilla, maracuyá, piña colada, dulce de higo.

Rojas comenta que el ‘cupcake’ es un producto que aún no está posicionado en el país y es por eso que eligieron ese producto para su emprendimiento.

Ninguna de las microempresas mencionadas posee un local y prefieren promocionar sus productos por Internet. En contraste, Sweety Cupcakes se tomó un año para estudiar este naciente mercado y abrir un local en el norte de Quito.

Este local abrió hace dos meses, pero en este período facturó USD 3 400 por mes, por la venta de 120 ‘cupcakes’ diarios, indica su dueña Ma. Antonieta Vayas. El precio oscila entre USD 2 y 3,50.