placeholder

Más demanda en consumo y producción

Los créditos de consumo y productivos están entre los de mayor crecimiento en la banca privada y muestran una situación de liquidez en el mercado local. Así opinan los especialistas consultados por LÍDERES. De la misma forma, la participación activa del Banco del IESS (Biess) desplazó a la banca privada como los mayores colocadores de recursos para la compra de viviendas.

Para el analista económico Alberto Acosta Burneo, hasta hace una década los bancos privados tenían una participación fuerte respecto del microcrédito, pero ahora las cooperativas de ahorro y crédito han ganado terreno. “Estas entidades han incrementado sus carteras en microcrédito y consumo”.

Otro aspecto destacable, según Acosta, es que los depósitos del sistema han tenido una tendencia creciente importante. “A mayo de este año, el ritmo de crecimiento de los depósitos respecto de mayo del 2011 fue superior al 17%”.

Rosa Matilde Guerrero, experta en inclusión y mercados financieros, comenta que en general el Ecuador se encuentra en un nivel medio-bajo de inclusión financiera. Afirma que el acceso a servicios financieros -medido a través de agencias, ventanillas, cajeros automáticos y corresponsales no bancarios- es de 16,83 puntos de atención, por cada 50 000 habitantes. Comenta que si se excluyen los corresponsales no bancarios, el índice en el 2009 sería de solo 12,69 puntos de atención, por cada 50 000 habitantes.

Guerrero agrega que en lo que se refiere al uso de los servicios financieros, el ratio de crédito del sistema bancario en relación con el Producto Interno Bruto (PIB) es del 21,8%, y en el resto de los países andinos es del 24,1%. “El ratio de depósitos en relación con el PIB es de 31,2%, ligeramente por encima del promedio de los demás países andinos, de 30,4%”.

César Robalino, director ejecutivo de Asociación de Bancos Privados del Ecuador, dice que los plazos de los créditos de consumo, microcrédito, comercial y pymes no superan los 10 años. “El fondeo de la banca es de corto plazo; la mayoría de depósitos son a la vista, en cuentas corrientes o de ahorro”.

Para Robalino, los depósitos a plazo son un porcentaje pequeño. “Por esto es que los bancos no pueden prestar así nada más a 15 ó 20 años”. El dirigente explica que los banqueros tienen que evitar el descalce; es decir, tienen que recuperar una inversión en un plazo determinado para pagar al depositante.

Por otro lado, respecto de las cooperativas, el crecimiento ha sido interesante desde el 2000. Así lo comenta Héctor Fajardo, presidente de la Unión de Cooperativas de Ahorro y Crédito del Sur (Ucacsur). En esta entidad, que agremia a 21 cooperativas y reúne a 700 000 socios, el crédito más solicitado es el microcrédito que bordea los USD 5 000.

Datos de la Superintendencia de Bancos señalan que la cartera de créditos de las cooperativas, hasta el mes pasado, fue de USD 2 753 millones. De esa cifra, unos 1 380 millones correspondían a crédito de consumo y unos 1 063 millones a créditos para la microempresa. La cifra restante (USD 310 millones) corresponde a crédito comercial y de vivienda.

Fajardo expresa que en el Austro se habla de 80 cooperativas y a escala nacional, aunque aún no se han levantado registros exactos, se cree que hay unas 1 200.

Asimismo, para Fajardo, la región de la Sierra Centro (Tungurahua, Cotopaxi, Chimborazo y Bolívar) es la que más participa en el sector. Solo en Ambato se habla de unas 370 cooperativas.

El coordinador del Área de Servicios Cooperativos de Jardín Azuayo, Juan Carlos Urgilés, indica que el crecimiento de las cooperativas a escala nacional se debe a los servicios que prestan. “Son más cercanas al cliente”. En esta cooperativa, los créditos que más se otorgan son los de consumo y los de vivienda.

[[OBJECT]]