Alberto Araujo y Pedro maldonado
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 11
No 3

La demanda de energía eléctrica crece con los proyectos

La disponibilidad de una mayor capacidad de generación eléctrica en los próximos tres años, también vendrá acompañada por un significativo incremento de la demanda de energía en el Ecuador.

A partir de la suscripción del contrato para la construcción del proyecto Coca-Codo Sinclair en el 2009, el Gobierno ha venido promoviendo la idea de que el país pasará de ser deficitario a ser exportador de energía eléctrica. Ello, debido a la entrada en operación de ocho centrales hidroeléctricas, entre octubre de este año y enero del 2016.

Entre ellas se contempla además del Coca-Codo, las centrales Sopladora, Minas San Francisco, Toachi Pilatón, Delsintanisagua, Manduriacu, Quijos y Mazar Dudas. Sin embargo, el ingreso de nuevos proyectos extractivos, industriales y de transporte, y el retiro del subsidio al gas de uso doméstico, además del crecimiento regular de la demanda energética en el país, la nueva oferta de electricidad será totalmente suplida por la nueva demanda hasta el 2018.

De acuerdo con datos publicados en el Plan Maestro de Electrificación 2013-2022 por el Consejo Nacional de Electricidad (Conelec), el Ecuador pasará de un promedio del 5,5% en el incremento anual de la demanda de electricidad registrado entre el 2000 y el 2012, a tasas de crecimiento que llegarán hasta el 21,3% anual en el 2017.

Este cálculo se basa en una primera etapa sobre el incremento proyectado de la demanda del país, con base en el consumo de los usuarios. A ello, se incorporan las demandas industriales vinculadas con la actividad minera, como es el proyecto de cobre Mirador, que comenzaría a explotarse a partir del próximo año.

En una tercera fase, se incorporará la demanda del programa nacional de cocción eficiente. Este último implica el cambio progresivo de cocinas a gas, por cocinas eléctricas de alta eficiencia. Esto, con el objetivo de retirar el subsidio a ese combustible importado que en el 2013 llegó a USD 522 millones.

Sobre este punto, el Régimen adelantó la campaña de reemplazo de cocinas previsto a iniciarse el próximo año y anunció que arrancará en agosto próximo, con el cambio de 800 000 cocinas que hasta el 2017 llegaría a 3,5 millones.

Además de las cocinas de inducción, también está prevista la incorporación de la demanda de energía del proyecto Refinería del Pacífico y también los proyectos de transporte público de alto consumo de electricidad, como son el Metro de Quito y el Tranvía de Cuenca (foto).

De esta manera, la nueva oferta y demanda de energía llegan a un punto de equilibrio según datos del Conelec y del Ministerio de Electricidad.

El ministro de esta Cartera, Esteban Albornoz, insistió en que "teniendo en cuenta el incremento de la demanda, no hay ningún problema en cuanto a generación para los próximos años".

Sin embargo, insistió en que de continuarse la incorporación de nuevas industrias como una planta de aluminio, por ejemplo, sí tendrán que construirse nuevas centrales hidroeléctricas. Advirtió que tampoco hay problemas en cuanto a la redes de distribución, puesto que existirá una importante inversión en subestaciones, transformadores y acometidas, entre otros elementos que sobrepasarán los USD 400 millones.

Señaló además que no está programada ninguna ampliación del plazo en cuanto al ingreso de la nuevas centrales hidroeléctricas. Al momento, la expectativa se centra en la ampliación de la oferta de cocinas de inducción para los usuarios, que al momento se cotizan entre USD 550 y 2 500, pero que el Gobierno anunció se ofertarán desde USD 150.