placeholder
Santiago Ayala S. - Coordinador de la Sección Negocios de Diario EL COMERCIO
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Denuncia sin show

Cuatro años permaneció en el cargo el ahora ex director del Instituto Nacional de Compras Públicas (Incop), Jorge Luis González. Dejó su cargo hace pocos días, según explicó, “muy desgastado” en lo personal y profesional.

Su partida se dio en silencio, pese a las graves denuncias que hiciera a inicios de la semana pasada. El escándalo de la falsificación de firmas en el CNE y la bronca, vía Twitter, entre el ‘Loco que ama’ y el ‘Loco que odia’ (bautizados así en la Red) coparon todos los espacios.

Que la cabeza de un organismo, que nació como el ejemplo de la transparencia en la región, según se vanagloriaron autoridades de este Gobierno, haya acusado de que proveedores del Estado actúan en contubernio con funcionarios públicos, es un hecho que debió ser mucho más discutido por los ecuatorianos.

Pero no, más importancia se le dio a una bronca, vía Twitter, entre un ‘Loco que ama’ y un ‘Loco que odia’ (como han sido bautizados en esa red social), que lo único que dejó como interrogante fue saber cuál de los dos púgiles superaría a su lengua en un cuadrilátero de verdad.

González dejó pistas, unas entre líneas y otras muy directas, sobre cómo la corrupción todavía está enquistada en los procesos de contratación pública. Hasta aseguró que la Contraloría conoce de estos casos. Pero durante estos cuatro años no ha habido un solo acusado, mucho menos un preso, por estos actos.

Es necesario que estas denuncias no se vean sepultadas por shows mediáticos. Hay que seguir estas pistas y poner la misma mano dura que cuando alguien excede el límite de velocidad.