La imagen corresponde a una cámara de alta definición GoPro que está sujeta a una tabla de surfismo.
Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

El deporte extremo se luce con lente propio

La meta de Diego Vásquez era documentar en video los paisajes que observaba mientras volaba en parapente sobre la laguna de Yahuarcocha (Imbabura). Quería que sus amigos y familiares cercanos se animaran a realizar aquellos recorridos a más de 800 metros de altura.

Hasta hace dos años Vásquez, quien también es piloto aeronáutico, filmaba sus vuelos en parapente con su teléfono. "La calidad no es buena y debía estar pendiente de iniciar y pausar la filmación. Luego conseguí una cámara GoPro en un viaje a EE.UU.", dice.

La marca a la que hace referencia el aficionado del paracaidismo lleva una década en el mercado y fue desarrollada por Nick Woodman. Él ideó una cámara de alta definición para colocarla encima de un casco, que se adhiere a un timón de bicicleta, a una máscara de buzo o al fuselaje de un avión.

En Ecuador, Thomas Salomón es el distribuidor oficial de GoPro. En su local, ubicado en Plaza Lagos, al oeste de Guayaquil, comercializa entre 30 a 40 cámaras por mes, desde mediados de este año. Los costos de las cámaras dependen de sus prestaciones y van desde los USD 350 (por una cámara HD de 5 megapixeles) a USD 580, por una de tecnología 4K, de mejor calidad de imagen.

La demanda de estos artículos se ha incrementado a escala mundial. De allí que firmas como Sony, desarrollen versiones similares para el mismo consumidor. A mediados de este año, Sony Ecuador lanzó su Action Cam, que puede sumergirse hasta 60 metros bajo el nivel del mar y tiene un dispositivo wi-fi integrado para compartir los videos.

Según los directivos locales de Sony, en el mercado ecuatoriano se comercializaron el año pasado más de 159 000 cámaras de todo tipo, 53 000 de ellas pertenecientes a la marca nipona. La demanda por artículos especializados les motivó a la distribución de la cámara para deportes extremos, cuyo precio bordea los USD 350.

Andrés Velasteguí, abogado y deportista de downhill -una rama del ciclismo de montaña-, indica que ha invertido unos USD 400 en su ActionPro, un producto de la firma ecuatoriana Xtratech. Los costos incluyen cintas, baterías extras, carcasas más resistentes o ventosas para resistir los periplos.

Entre los accesorios para este tipo de cámara se cuentan flotadores, manillas reflectoras, recargadores de baterías mediante luz solar, entre otros.

Vásquez y Velasteguí coinciden en que otro de los motivos para adquirir una cámara de este tipo es compartir sus hazañas en las redes sociales como YouTube y Facebook. "En Internet existen miles de videos impresionantes de cámaras de alta definición colocadas en los lugares más inhóspitos e incluso muestran la perspectiva de un bombero en medio de las llamas, perros policías en misiones de rescate, águilas, delfines o simios en árboles", manifiesta el ciclista.

Salomón cree que este tipo de cámara tiene un mercado diferente al de las cámaras fotográficas profesionales. "Los teléfonos inteligentes tienden a desplazar a las cámaras digitales, pero a una cámara de alta definición como la Go Pro no la pueden reemplazar", indica.

Las cámaras en HD
La calidad. Al igual que en las digitales, estas cámaras se comercializan a partir de su calidad de imagen. Las más costosas superan los 12 megapixeles. Otra de las incidencias en el precio radica en los accesorios extra que traen.Los aditamentos. Los consultados indican que el primer gasto que comúnmente han realizado tras adquirir una de estas cámaras es una tarjeta extra de memoria. Los noveles videógrafos filman íntegramente su travesía para escoger los mejores momentos y el almacenamiento de contenido se incrementa.Los cuidados. Los aficionados indican que es necesario descuidarse de la filmación para no poner en riesgo la integridad física del deportista. Algunos modelos tienen funciones programables para iniciar/pausar la información.