Mónica Orozco. Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 9
No 0

Los desechos plásticos son una mina de oro para Ecuaplastic

Para la empresa ecuatoriana Ecuaplastic, los desechos plásticos y de envases Tetra Pak no son basura sino el insumo principal de su negocio. Desde el 2008, la firma provee de mangueras, tableros y techos ecológicos a empresas avícolas y viviendas en la Amazonía, segmentos que son su principal mercado.

Una parte de los envases plásticos que se consumen a diario dejaron de ir a los botaderos gracias a la iniciativa de Édgar Mora, gerente de Ecuaplastic.

Él había dejado su empleo en una firma textil para formar una empresa de plásticos con un grupo de amigos en el 2004. Este emprendimiento cerró porque no logró entrar al competitivo mercado de los tubos PVC. “La materia prima era cara y requería producir en grandes cantidades”, recuerda.

Pero este ingeniero mecánico se dio cuenta de que la materia prima que requería para su emprendimiento estaba al alcance de la mano, justo en el tacho de basura. Con esta idea y una inversión de cerca de USD 250 000 compró la participación de sus socios y arriesgó un capital adicional para formar la empresa que hoy dirige. Adaptó la infraestructura que ya disponía para PVC y también diseñó y fabricó maquinaria nueva.

[[OBJECT]]

Así, Ecuaplastic comenzó con una producción de seis toneladas de manguera mensuales en el 2008. El crecimiento ha sido exponencial desde entonces. En el 2012 generó 80 toneladas mensuales y ya cuenta con cinco líneas de productos que incluyen mangueras para riego, para agua y para conexiones eléctricas.

La mayor parte de la materia prima que usa son sobrantes de procesos industriales y una pequeña parte se recicla en hogares. Pero este año la empresa invertirá en nueva maquinaria que le permita utilizar más desechos de botaderos (o posconsumo).

Ecuaplastic quiso que sus productos generen el más alto valor agregado. La maquinaria de esta firma no solo que funde el plástico reciclado como hacen otras industrias, sino que efectúa un proceso de “peletizado”, que filtra nuevamente la resina antes de la producción de mangueras. Ello da un espesor homogéneo a los productos finales, lo que reduce roturas por calor o presión.

La cartera de clientes incluye avícolas, como Anhalzer. Elías Maica, gerente de Producción de esta empresa, comenta que los productos que adquiere a Ecuaplastic desde hace cuatro años (solo en el 2012 compró unos 20 000 metros de manguera ecológica) son tan resistentes como las elaboradas con material virgen (que proviene de petróleo). Pero lo más importante es que “contribuyen al bienestar del ambiente y eso nos interesa como empresa”, pues evita enviar más plástico al ambiente, que puede tardar en degradarse entre 100 y 1 000 años.

En el 2012 Ecuaplastic llamó la atención de Tetra Pak Ecuador, que buscaba socios nacionales para reducir su impacto ambiental. Esta gigante de la fabricación de envases, que llevan su mismo nombre, propuso a Ecuaplastic un proyecto para generar techos y tableros con Tetra Pak reciclado (envases compuestos en un 75% de cartón, 20% de polietileno o plástico y 5% de aluminio). Tetra Pak donó al proyecto USD 100 000 y la firma ecuatoriana invirtió USD 50 000.

Las cubiertas resultantes, denominadas Ecopak, resisten la humedad y condiciones climáticas como las que existen en la Amazonía, hoy su principal mercado.

La producción de esta nueva línea de productos comenzó en noviembre pasado, con 40 toneladas por mes. La meta es producir 80 toneladas de techos y tableros mensuales. Pero cumplir este objetivo depende de cómo el país avance en temas de reciclaje, dice Mora.

El impacto laboral

La nómina. En el 2008 Ecuaplastic tenía siete empleados, hoy suma 32 en sus dos plantas ubicadas en Pichincha.

Materia prima. Utiliza el plástico reciclado que usan los pasajeros para envolver maletas, botellones, etc., excepto PET ( botellas de gaseosas).