placeholder
Enrique Pita expuso el complicado panorama económico que atraviesa el sector de la construcción durante el aniversario de creación de la Cámara de la Construcción de Guayaquil. Foto: Francisco Flores/ EL COMERCIO

Enrique Pita expuso el complicado panorama económico que atraviesa el sector de la construcción durante el aniversario de creación de la Cámara de la Construcción de Guayaquil. Foto: Francisco Flores/ EL COMERCIO

Desempleo y contratos impagos se trataron en aniversario de la Cámara de la Construcción

4 de diciembre de 2015 09:25

La Cámara de la Construcción de Guayaquil celebró la noche de este 2 de diciembre sus 47 años de creación. Fue un evento en el que se entregaron, por lo menos, unos 10 reconocimientos a constructoras y afiliados destacados; pero también fue la oportunidad del presidente de este gremio, Enrique Pita, de explayarse en un discurso en el que esbozó el duro momento que atraviesa el sector de la construcción.

Según Pita, uno de los impactos más fuertes que deja la coyuntura económica del 2015 a este sector es la reducción de plazas de trabajo que alcanza un 40% en lo que respecta a obreros de la construcción y un 20% en empleos administrativos en Guayaquil.

“Este escenario pesimista es consecuencia de una economía enferma, obligándonos a reducir nuestras nóminas y replantear objetivos para ajustarnos a una realidad dura, de pronósticos reservados. ¿A quién vamos a vender nuestros proyectos si nuestros potenciales clientes no tienen la certeza de que conservarán empleos?”, dijo Pita.

Aunque según cifras del Banco Central, el sector de la Construcción representa el 10% del PIB, el representante de este gremio advirtió que ya se percibe una reducción de por lo menos 3 puntos porcentuales.

“Esta caída ha generado un significativo desempleo, mucho mayor al que reflejan las estadísticas públicas. Además, podemos citar la caída de la venta de bloque, hierro, hormigón premezclado, varilla, cemento entre el 15 y 50%”, manifestó.

Otro aspecto en el que Pita hizo énfasis en su discurso fue en el problema de los contratistas impagos y en las supuestas irregularidades en las adjudicaciones de contratos. “Demandamos la cancelación de la deuda de nuestros contratistas, que están en indefensión. Hay casos en los que hay valores importantes por cobrar y al no poder continuar la obra por la falta de pago de sus facturas se les ejecutan las garantías”.

Pita recomendó además que se forme una comisión oficial de alto rango que reciba e investigue denuncias de contratistas públicos “respecto a las exigencias de dinero a cambio de contratos y pagos de planillas, esto sin que sean acusados de cómplices al haber cedido a un chantaje en la necesidad de conseguir un trabajo para beneficio de las familias que dependen de su actividad”.

El dirigente también lamentó que el Gobierno recurra a créditos chinos para la construcción de obras hechas por constructores ecuatorianos. “Hay casos en los que se les pagado por debajo del 70% de lo que se le paga a las empresas chinas”.