placeholder
Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

La devoción por el cacao les empujó a tener su negocio

Para lograr que el cacao tenga buen sabor es necesario fermentarlo por tres días; luego, se tuesta y finalmente se muele. Ese es el proceso que desarrolla Alba Beltrán para la elaboración de postres y bebidas, con base de ese fruto, que comercializa en Bendito Cacao. Se trata de una chocolatería artesanal, ubicada en Urdesa (norte de Guayaquil).

La oferta consiste en alfajores, bombones, tortas, bebidas frías y calientes… todo de chocolate. “Quisimos crear en la ciudad un espacio dedicado al chocolate, donde la gente pueda apreciar su aroma y sabor”, afirma Adrián Avilés, hijo de Beltrán y director de marketing del negocio.

La iniciativa la tuvo esta apasionada por la gastronomía, en el 2009; sin embargo, no contaba con el capital para invertir.

En ese año armó el proyecto que, al año siguiente, se presentó en el concurso para emprendedores ‘Siembra Futuro’, organizado por Cervecería Nacional (CN). No obtuvo el premio de financiamiento, pero ganó una capacitación y asesoría técnica. En el 2011, volvió a participar y en diciembre, ganó USD 15 000.

Mariana Bonilla es la jefa de Inversión Social de CN. Ella comenta que ‘Siembra Futuro’ busca financiar proyectos sostenibles que aporten a la economía del país. “El proyecto de Beltrán llamó la atención, porque financieramente rendía y se trataba de un tema innovador”.

El emprendimiento abrió en abril, tras adecuar un local de 53 m², y comprar los implementos y el mobiliario. La decoración es de estilo artesanal, inspirada en la era cacaotera (a inicios del siglo pasado).

“Ese estilo y la música hacen de Bendito Cacao un lugar acogedor”, dice Alejandra Martínez, una joven ejecutiva y clienta asidua. Ella afirma que a diario, al salir del trabajo, va a la chocolatería. “El ambiente y los postres me gustan tanto, que se ha vuelto casi una adicción”. Sus preferidos son el cheesecake y el tiramisú.

Una opinión similar la tiene Alfredo Iglesias, quien es cliente de Bendito Cacao desde que el local abrió hace cinco meses. “El ambiente del lugar invita a relajarse y pasar un momento cómodo debido a la música”. Iglesias agrega que es un sitio excelente para leer un libro. Sobre los postres dice que prefiere los alfajores, pero que “todo es tan agradable que es muy difícil decidir qué comer”.

Como Martínez e Iglesias, los consumidores de lunes a sábado son jóvenes. Los domingos, en cambio, la clientela se caracteriza por ser de mayor edad, además de familias. En total, unas 100 personas visitan el local cada semana. Por esta afluencia, la facturación promedio de Bendito Cacao es de USD 2 500 al mes.

Para atender la demanda, la chocolatería se provee de unas 40 libras mensuales de cacao en grano. Proviene de las provincias de Los Ríos y El Oro.


Sobre la oferta

Lo más demandado. Los productos con mayor demanda varían de acuerdo al target. Los jóvenes prefieren  el fondue de chocolate; los adultos, el chocolate caliente.

Otros productos. Para acompañar el dulce, dentro del portafolio de productos se incluyen productos tradicionales de sal. Destacan la humita y los aplanchados de queso.