Ingimage
Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 3
No 1

Las diferencias salariales persisten

Aunque se han realizado esfuerzos importantes, los hombres todavía ganan un mejor salario que las mujeres en el ámbito local.

Los datos muestran un cambio significativo en la fuerza de trabajo en el país, con una presencia creciente de mujeres en posiciones de liderazgo, representando 27% del nivel ejecutivo, anota un estudio elaborado por la firma consultora Deloitte, realizado en el 2011, el más reciente sobre el tema.

Pero, según el mismo informe, la brecha de salarios entre hombres y mujeres en el país es del 15% en promedio.

De igual modo, a medida que el nivel de jerarquía es mayor, la brecha aumenta hasta llegar a una diferencia del 28% en el nivel de directores.

Los datos coinciden con el estudio 'Nuevo Siglo, Viejas Disparidades', publicado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en el 2012. De acuerdo con este documento, los hombres ganan en Ecuador un 3% más que las mujeres, pero al comparar hombres y mujeres de la misma edad y del mismo nivel educativo, los hombres ganan casi un 15% más que las mujeres.

Para los expertos consultados, estos índices responden principalmente a factores culturales e, incluso, estereotipos.

Tania Moscoso, gerenta de Consultoría de Capital Humano de Deloitte, señala que esto obedece a "un concepto errado", de que las mujeres son menos productivas, porque tienen un rol de madre en el hogar. "Ese rol de la mujer en el hogar implica un esfuerzo adicional; no solo de la mujer sino de la corporación".

Ella considera que cada vez un mayor número de empresas incorpora dentro de sus políticas la flexibilidad laboral, un factor que, según la ejecutiva, puede contribuir a una mayor equidad.

Eddy Troya, gerente de Human Plus, considera que la cultura ecuatoriana aún es machista. "Aunque algunas empresas están gerenciadas por mujeres, la generalidad es que se privilegie al hombre". Otro factor es la educación. "El rol para el cuidado de los chicos hace que la mujer no pueda seguir preparándose". A esto se suma una estructura de políticas estatales que no privilegian lo suficientemente en el ámbito laboral a la mujer.

Moscoso indica que países europeos y de la región están haciendo esfuerzos interesantes para reducir esta brecha. Comenta que una ley en Francia estableció que para el 2016, el 40% de mujeres ocupe cargos directivos en las corporaciones. En Colombia se introdujo una ley que fija que hombres y mujeres deben tener iguales condiciones salariales.

Según el estudio del BID, las mujeres en América Latina solo ocupan el 33% de las profesiones mejor pagadas en la región (arquitectura, la abogacía o la ingeniería). A pesar del avance en años de escolaridad (0,5 años más que los hombres), la mujer tiende a concentrarse más en carreras como Psicología, Enseñanza o Enfermería. En Ecuador, las mujeres escalan posiciones en las áreas de Recursos Humanos, Marketing y, últimamente, Finanzas, dice Troya.