Leonardo Gómez. Redacción Quito / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 12
No 2

Disenforma en las prendas deportivas se reforzó su crecimiento

Todo comenzó en 1984 con una pequeña tienda de ropa para niños, en la av. 6 de Diciembre (norte). Margoth Guerra era su dueña, y en las perchas de su local solo se ofertaban productos importados desde Colombia y EE.UU.

Como en la mayoría de tiendas de ropa infantil de aquella época, el producto importado tenía mayor demanda en el mercado ecuatoriano, y la producción nacional era limitada en este sector. Esto se traducía, a su vez, en la reducida innovación en el diseño en las prendas.

Esta oportunidad fue aprovechada por ella, quien en 1987 decidió crear su propia línea de ropa infantil. Fue entonces que nació Disenforma; hoy, con 26 años en el mercado. Las primeras prendas, recuerda Guerra, se tomaban de modelos extranjeros, pero poco a poco se combinaron esos diseños hasta crear los propios. Esto se logró con una inversión cercana a 386 000 sucres, cuando un dólar se cotizaba en 193 sucres.

Ese dinero se utilizó en la compra de cinco máquinas de costura, corte y otras utilidades, y la contratación de cinco operarias. El taller, recuerda Guerra, estaba en su domicilio, y la distribución se realizaba únicamente en el local de la av. 6 de Diciembre.

Sus ventas crecieron, y en 1987 abrió un segundo local en el Centro Comercial El Bosque. Año seguido, inauguró otro en el Centro Comercial NN.UU.

En 1991 la empresa dio un giro de negocio con la apertura de una nueva línea de producción. Guerra solicitó un crédito de 20 millones de sucres (1 100 sucres por dólar, al cambio de 1990), el cual invirtió en nueva maquinaria, mejoras de infraestructura y la contratación de más personal. Ese año trabajaban allí 40 empleados. Se instaló la planta de producción en un galpón en el sector de la av. Eloy Alfaro (norte), y Disenforma comenzó a fabricar ropa deportiva. "La demanda de ropa para niños comenzó a disminuir y vimos una alternativa en el sector deportivo. Con el tiempo, dejamos de fabricar ropa para niños", cuenta.

La ropa deportiva se comercializaba en sus tres locales junto con la ropa para niños bajo la marca de Enforma. También fabricaba para Eta Fashion y ofertaba los productos con sus propias marcas.

La línea deportiva y su contrato con Eta Fashion, confiesa Guerra, los salvó de la quiebra en la recesión de los noventa. "Fueron épocas duras, las ventas bajaron y tuvimos que cerrar los tres locales. Nos quedamos con 14 empleados y la producción para Eta Fashion".

A pesar de los obstáculos, la empresa se mantuvo en pie y comenzó su recuperación. El hijo de Guerra, David Garrido, quien ocupa la Gerencia de Producción, dice que desde el 2002 el índice de crecimiento ha llegado hasta el 40% anual.

La firma también se convirtió en proveedora de la cadena De Prati, que actualmente le compran el 80% de la producción mensual. Eta Fashion se mantiene con el 20%. "Dos a tres veces por semana uno de nuestros ingenieros visita Disenforma para revisar la calidad del producto. Hemos tenido siempre buenos resultados", se indicó en el Área de Diseño de De Prati.

Juan Ochoa, de Fabridor Fabricato del Ecuador, textilera filial de Fabricato Tejicondor de Colombia, señala que Disenforma es una empresa seria con la que no han tenido ningún inconveniente.

La empresa en breve

La producción. Esta firma se especializa en la confección de ropa deportiva, pero también cuenta con una linea de prendas básicas, como camisetas y pantalones, y una línea de moda con blusas y otros productos casuales.

Las materias primas. Las camisetas y licras deportivas de esta empresa, según sus principales ejecutivos, cuentan con una línea denominada de ‘tela inteligente’, que facilita el rápido secado del sudor y cuenta con protección solar y propiedades antibacteriales.

El insignia

'Los empleados más antiguos se mantienen'

Afranio Loyola. Departamento de despacho

Trabajo en Disenforma desde hace 24 años y he visto crecer la empresa. Cuando entré no había mucha gente, estábamos menos de 10 personas. Comencé como tejedor de máquina circular. El ambiente siempre fue bueno y yo encontré aquí una buena oportunidad de crecimiento profesional. Y no me equivoqué en eso: unos años después me ascendieron al área de serigrafía. Un tiempo trabajé también de mensajero, y ahora estoy en Despacho.

Esta es una empresa familiar, y algo por lo que siempre ha destacado es por sus buenas relaciones laborales. El trabajo es exigente cuando se requiere, y existe mucho respeto entre el personal de la planta, administrativo y los directivos.

Por eso hay personas que llevan trabajando 10 y hasta 14 años en Disenforma. En los últimos años ha aumentado la rotación de personal, pero los más antiguos se mantienen.