Daniella Luna es la dueña de Chiky Place. El lugar, ubicado en Samborondón, recibe unos 30 niños al día. Foto:  Enrique Pesantes / LíDERES
redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 4
No 1

La diversión y el aprendizaje dan vida a su emprendimiento

Chiky Place es un lugar en donde los niños, desde los tres meses hasta los seis años de edad, pueden aprender jugando. Este negocio fundado por la colombiana Juana Salazar y la peruana Daniella Luna tiene tres años.

Luna recuerda que en el 2010 ella junto a su socia, que hoy está en Colombia, evidenciaron que Guayaquil no contaba con un espacio en donde los niños y bebés pudieran entretenerse y ser cuidados por un experto. "Estudiamos el mercado y vimos que faltaba un lugar cómodo, seguro, en el que un niño o un bebé pudiesen divertirse y aprender al mismo tiempo", indica Luna. Ella es madre de dos hijos ecuatorianos.

Para iniciar con el negocio, invirtieron USD 250 000, que se usaron para implementar el local ubicado en Plaza Navona en Samborondón. Además, adquirieron juguetes y muebles para adecuar Chiky Place. Los juegos se importaron desde EE.UU., Perú y Colombia.

Dos maestras parvularias, una psicóloga infantil y otras tres personas colaboran en este emprendimiento, que diariamente recibe entre 30 y 40 niños. Ellos pasan, en promedio, cuatro horas al día.

El centro de entretenimiento es un ambiente que cuenta con las zonas de entretenimiento, como arte, biblioteca, deporte, mercado, restaurante, hospital, peluquería, disfraces, taller, gimnasio y bomberos. "Tratamos de que las mamás y papás sean parte de la diversión que experimentas los niños en el lugar", explica Luna. La emprendedora cuenta además, que mediante la estimulación muchos niños han aprendido a caminar e incluso han dichos sus primeras palabras en Chiky Place.

Lorena Acebedo, madre de dos niñas de dos y cuatro años, dice que a sus hijas le encanta ir a ese lugar "Ellas tomaron un vacacional en febrero de tres semanas y desde ahí les gusta mucho".

A Acebedo le atrae mucho la oportunidad de poder disfrutar de una taza de café, mientras observa a sus hijas jugar.

La celebración de fechas especiales, como los cumpleaños, es otro de los servicios del negocio. Al mes, se realizan unas siete fiestas de cumpleaños, especialmente durante los fines de semana.

La estimulación temprana también es parte esencial del negocio. "Existen dos grupos a los que damos este servicio. A los menores de tres a 15 meses, y de 15 meses a 3 años", indica Luna. Estos paquetes tienen un costo que va desde los USD 120 al mes, en promedio.

El emprendimiento factura unos USD 10 000 mensuales. Luna comenta que sostener el negocio ha sido un constante aprendizaje. Tiene unos 300 niños y niñas fijos, que acuden al menos dos veces por semana a jugar y a aprender.

A jugar y aprender La estimulación temprana. Una especialista comparte con los niños y ayuda a que estos desarrollen habilidades.

Las actividades. Los niños juegan a ser chefs, hacer manualidades, carreras de obstáculos y demás movimientos.