placeholder
José Vásquez y Silvia Espinosa levantaron un emprendimiento que resalta la cultura ecuatoriana. Foto: Pavel Calahorrano / LÍDERES

José Vásquez y Silvia Espinosa levantaron un emprendimiento que resalta la cultura ecuatoriana. Foto: Pavel Calahorrano / LÍDERES

Diversión y cultura,en los juegos de mesa

8 de diciembre de 2016 13:46

Jugar y valorar el país es la meta de dos emprendedores, que le apostaron a elaborar juegos didácticos para chicos y grandes. El nombre de este negocio es Tinku juegos y nació hace un poco más de un año.

Sus mentalizadores son José Vásquez y Silvia Espinosa, quienes persiguieron sus sueños y los convirtieron en su negocio de juegos didácticos.

Al principio no fue fácil, porque debían hacer un juego divertido y que cumpla con un precepto importante: el aprendizaje de la cultura ecuatoriana.

Su primera creación fue el denominado Parecu, que es la mezcla de dos palabras: pares y Ecuador. Este juego está conformado por cartas con información sobre las 24 provincias, con sus animales...

Si usted se anima a jugar conocerá más del país y su cultura y potenciará sus destrezas mentales, agilidad visual y concentración.

Una de las novedades de este juego, explica Vásquez, es que incluye una ‘app’ con realidad aumentada, que puede ser descargada desde cualquier ‘smartphone’ para que un hermoso cóndor andino le dé la bienvenida al juego.

Los costos de este juego oscilan entre USD 9 y 24.

Un segundo juego que está dentro de su cartera es Colorinti, con el que tiene la posibilidad de jugar con estrellas, soles y demás.

Finalmente, un tercer juego que tiene Tinku es Kikirimiau, que es un juego de animales típicos de la Sierra, Costa, Amazonía y Galápagos. Según Vásquez, el juego contiene, por ejemplo, información del emblema de las Islas Encantadas, la tortuga George.

Según Vásquez, la importancia de este juego radica en que se busca recoger los saberes de los ancestros, por esta razón, el nombre del emprendimiento lleva un nombre quichua: Tinku, que significa reunión de personas o encuentro de juegos.

“Propusimos un juego que aleje a los niños del abuso a la tecnología, porque no les hace bien estar pegados a la ‘tablet’ o celular”.

Esta gama de juegos significó para esta familia una inversión de USD 100 000, que incluyó la compra de material para elaborarlos. Y las ventas alcanzan los USD
5 000 al mes.

Actualmente, estos juegos se comercializan en diferentes tiendas de la capital como son Zancos, Asiri, Giro Didáctico, Tutú y en grandes cadenas comerciales.

Susy Granado es vendedora en la tienda Zancos, que oferta este tipo de juegos hace dos años. Cuenta que conocieron el producto por medio de una feria y les entusiasmó porque es un juego elaborado por manos ecuatorianas.

La acogida del juego es positiva porque es una mezcla de diversión y aprendizaje. “Son juegos bastante reales y tiene una presentación impecable”.

Granado además resalta la riqueza del juego, ya que promueve la cultura del país. Se suma que tienen unos precios cómodos para todo tipo de persona y de toda nacionalidad. “El juego es apetecido por extranjeros que se llevan como un recuerdo del país”.

Para Gabriel Mayorga, joven de 23 años, el juego es un ejemplo de lo que es el Ecuador. En su caso, adquirió el juego para su sobrina de seis años. “Me encantó la idea de hacer un juego en el que se resalte la belleza del Ecuador”.

Además, Mayorga resalta los beneficios de tener un juego en el que se divierta y pueda aprender más sobre el país. El joven espera que haya más juegos de este tipo para apoyar la industria dentro del país y sobre todo a quienes producen.