Yolanda Zamora y Luz Elena Delgado muestran los productos que elaboran en el emprendimiento. Los alimentos se comercializan en una isla dentro del centro comercial  Multiplaza. Foto: Marcel Bonilla / LÍDERES

Yolanda Zamora y Luz Elena Delgado muestran los productos que elaboran en el emprendimiento. Los alimentos se comercializan en una isla dentro del centro comercial Multiplaza. Foto: Marcel Bonilla / LÍDERES

Marcel Bonilla
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 2
No 0

Dulce y mermelada de cacao seducen a los esmeraldeños

27 de noviembre de 2017 15:18

El dulce de cacao es uno de los artículos que se exponen en una isla que funciona al interior del centro comercial Multiplaza de la ciudad de Esmeraldas.

Este producto lo elaboran los representantes de la marca esmeraldeña La Cantaleta, que produce semanalmente entre 700 y 1 200 unidades de 115 gramos del manjar, para cubrir la demanda local.

En la iniciativa trabajan tres mujeres guiadas por Luz Elena Delgado, que producen hasta 18 quintales anuales de cacao en una única hectárea, que es utilizado para elaborar el dulce.
Delgado es la dueña del emprendimiento que empezó hace dos años. Su primer producto fue la barra clásica de cacao, pero al ver que muchas personas ya hacían productos de este tipo decidió elaborar el dulce de cacao con soya, con leche deslactosada, así como la mermelada de cacao.

Con esos tres productos, la marca La Cantaleta apunta a captar un mercado que no ha sido abastecido hasta el momento en Esmeraldas y en el país, bajo el uso de estrictas normas sanitarias.

A través de la Agencia de Regulación y Control Sanitario (Arcsa) y el Ministerio de la Producción (Mipro), el emprendimiento obtuvo los permisos sanitarios.

En el centro comercial trabajan todos los días con impulsadoras, para lograr el posicionamiento y fortalecimiento de la marca, que ha sido presentada en seis ferias de cacao en Esmeraldas.
Los dulces se producen artesanalmente en una pequeña fábrica. En el sitio, la dueña tiene una bodega para materia prima, productos procesados y una planta de procesamiento, en la que invirtió USD 5 000 para su construcción.

“Hemos hechos adecuaciones para cumplir con las normas. No ha sido fácil adaptar las condiciones de acuerdo con las pautas que la Agencia de Regulación y Control Sanitario (Arcsa) nos exige”, señala la emprendedora.

La fábrica donde se elaboran los productos de La Cantaleta está en la comunidad de Majua, una zona rural de Esmeraldas. La planta se adecuó con baldosas, cielo raso, pinturas de aceite y cuenta con pailas, molinos, cocina y, pronto, tendrá una empacadora al vacío.

Los productos de La Cantaleta representan un sueño hecho realidad. Delgado dice que empezó al igual que otras marcas en Esmeraldas, con el propósito de fomentar oportunidades de emprendimiento al trabajar con pequeñas granjas en las comunidades.

En estas se han desarrollado varias alternativas de cultivos, que han permitido la conformación de dos emprendimiento más para la producción de aliño natural.

La Cantaleta en sus inicios empezó con la venta de empanadas de plátano empacadas al vacío, luego siembra de stevia, flores tropicales y ahora con el dulce de cacao, su producto bandera.

Rogelio Altamirano, es uno de los consumidores de los dulces de cacao con soya. Manifiesta que la leche de ese producto le da un sabor especial al cacao.

“Por ahora buscamos nuevos mercados fuera de la provincia y el país, y estimamos que hasta el primer semestre del 2018 haremos la primera exportación del producto”, dice Delgado.
Uno de los mercados donde se ha expuesto el producto es Panamá, a través de ferias de mujeres rurales. Hay interés por el dulce del caco en este país.

El producto ha tenido mayor interés en los extranjeros, según una medición del Mipro en Esmeraldas, que ayuda al negocio.