Jaime Villarroel, Carolina Rodas, Felipe Donoso y Carla Chávez son parte del equipo que maneja Torno. Foto: Patricio Terán / LÍDERES.

Jaime Villarroel, Carolina Rodas, Felipe Donoso y Carla Chávez son parte del equipo que maneja Torno. Foto: Patricio Terán / LÍDERES.

redacción quito (I)
[email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 7
No 0

Torno apuesta a la economía colaborativa 

21/12/2015

La economía colaborativa es un concepto que empieza a desarrollarse más en Quito. Compartir gastos, trabajar en equipo, asesorar a terceros son algunas de las características de esta tendencia. Un ejemplo de esta actividad se encuentra en el norte Quito, en el mismo sitio donde funcionó, hasta hace un par de años, un taller metalmecánico.

Un galpón de 240 metros cuadrados de construcción es hoy en día la sede de Torno, un colectivo de profesionales que aplican la economía colaborativa, como eje de trabajo, así como de desarrollo profesional.

“La ideología colaborativa, el trueque y el acolite son los conceptos que marcan a quienes integramos Torno”, señalan Carolina Rodas y Felipe Donoso, dos arquitectos que estudiaron una maestría en España y que antes de sus estudios de especialización ya tenían en mente un espacio colaborativo.

En el 2013, Rodas y Donoso se conocieron en el país europeo. Allá, vieron espacios donde profesionales compartían gastos y trabajo. Estos sitios surgieron por la crisis económica y hoy se replican a escala global. Al regresar a Ecuador, decidieron crear un espacio similar en Quito.

En el camino conocieron a Jaime Villarroel, diseñador de profesión; en julio del año pasado, la idea fue tomando forma. “Buscábamos un sitio céntrico, bien ubicado y con fácil acceso al transporte público. Así, encontramos un galpón y lo alquilamos”, cuenta Donoso.

Para adecuar el lugar invirtieron cerca de USD 16 000. Se usaron materiales reciclados y se combinaron con diseños de corte industrial, espaciosos y prácticos. Al mismo tiempo los arquitectos y el diseñador empezaron a buscar interesados que encajen en el proyecto y para septiembre del 2014 Torno abrió sus puertas; muebles de madera y metal, separaciones de vidrio y grandes tragaluces dan un toque distintivo al lugar.

Hoy, esta iniciativa agrupa a profesionales de arquitectura, diseño, producción audiovisual, desarrollo web, marketing on line, fotografía, muralismo y comunicación. Rodas explica: “Siempre buscamos gente que complemente a los que estamos en esto. Aquí se maneja mucho el trueque: alguien diseña, otros se encargan de desarrollar el sitio web, otro se encarga de promocionar, etc.”.

Los responsables de este espacio son directos al explicar su filosofía. “Somos profesionales independientes y vivimos de lo que hacemos. Torno es un proyecto sin ánimos de pérdida que fue creado como una plataforma colaborativa. Creemos en el trabajo de gente joven y no trabajamos con banderas de por medio”, indican Rodas y Donoso.

Los profesionales que son parte de esta iniciativa tienen edades que oscilan entre 25 y 35 años. De ser necesario los equipos de trabajo se unen para sacar adelante proyectos como colectivo. Villarroel hace una aclaración: no es lo mismo coworking y trabajo colaborativo. “En nuestro caso, nos manejamos con los dos conceptos, pero la dinámica interna es colaborativa”, insiste este diseñador.