Café

Ecuador exportó USD 38 millones en enero de este año, según datos de Fedexpor. Foto: LÍDERES

Carolina Enríquez y
Pedro Maldonado (I)
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 7
No 0

Ecuador tiene tarea pendiente en lo comercial con EE.UU.

19 de abril de 2015 16:53

Un ejercicio de supervivencia permanente. Así se puede definir la relación comercial que Ecuador mantiene con EE.UU. Pese a los problemas económicos, los ‘impasses’ políticos y cualquier otro obstáculo, el país norteamericano sigue siendo el principal socio nacional.

Del total de exportaciones ecuatorianas del año pasado, EE.UU. representó el 44% de las ventas petroleras y el 28% de las no petroleras, de acuerdo con datos de la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor).

Además, según el último reporte del Banco Central, hasta febrero pasado, el país mantiene un superávit de USD 638,1 millones. La balanza comercial petrolera es positiva; sin embargo, la no petrolera tiene un déficit de USD 3,6 millones. De hecho, a pesar de ya no acceder a la Ley de Preferencias Arancelarias Andinas (Atpdea), las exportaciones crecieron.

No obstante, para los empresarios quedan tareas pendientes. Daniel Legarda, vicepresidente de Fedexpor, señala que es importante que se concrete un acuerdo comercial con EE.UU., porque es un mercado que permanentemente demanda productos nacionales.

Legarda explica que este punto específico se explicó al Presidente de la República, Rafael Correa, durante el encuentro que los empresarios mantuvieron con el Mandatario el 2 de marzo. Allí le expusieron que el 6% de las exportaciones no petroleras del país van a ese mercado y que siguen creciendo.

Eso, según Legarda, ha sido producto de la gestión pública de promoción de la oferta exportable nacional y de la fijación del mecanismo de Certificados de Abono Tributario (CAT), que ha permitido mantener a flote las ventas de los productos que perdieron el acceso a la Atpdea y el Sistema General de Preferencias (SGP) –que por ahora no se ­renueva–. A esto hay que añadir el trabajo del sector exportador.

Pero no todo es color de rosa. El crecimiento de las exportaciones ecuatorianas es menor que el de aquellos países con los que Ecuador compite directamente en la oferta exportable.

Según cifras de Fedexpor, el año pasado el crecimiento de las exportaciones no petroleras fue del 36% frente al 2013, pero si se quitan los productos que ingresan al mercado estadounidense con arancel cero, por estar en el esquema de Nación Más Favorecida (NMF), el aumento fue solo del 6%.

Los países que superan a Ecuador en ventas lo hacen con un ritmo superior al 10%. El Salvador creció en 36%, China 18%, Nicaragua 20%, Chile 20%, Tailandia 16%, Guatemala 14%, Colombia y Perú en 11%. “Estamos perdiendo participación de mercado (…) en productos como brócoli, frutas, conservas de pesca. Todo esto ha ido cayendo entre el 2011 al 2014. Son más de USD 235 millones menos en exportaciones en estos tres años”, señala Legarda.

Una de las herramientas para enfrentar la situación son los CAT, cuyo presupuesto para este año es de USD 65 millones. Se incluyó, además, a los productos que quedaron fuera del SGP. De todos modos, los gremios y analistas creen que se necesitan soluciones de largo plazo.
Un primer paso, aunque lejano, según los exportadores, es encaminar un acuerdo comercial. En ese proceso se debería retomar el diálogo económico-político, con el fin de que algunos aspectos ajenos al área comercial dejen de afectar el acceso a mercados.

Luis Gallegos, ex embajador de Ecuador en Washington, afirma que es posible avanzar en los diálogos, principalmente tras las visita de Roberta Jacobson, subsecretaria de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, en noviembre del 2014. El diplomático cree que la culminación del proceso de acuerdo comercial con la Unión Europea podría convertirse en un referente para el cierre de uno similar con EE.UU.

En ese país el proceso podría agilizarse si el Ejecutivo logrará obtener el ‘Fast Track’, es decir, la facultad para negociar de forma directa un acuerdo comercial. Para alcanzar este propósito son necesarias algunas maniobras políticas que no se ha determinado si puedan o no darse.

Para Teresa Alcívar, directora de la carrera de Comercio Exterior de la Universidad Católica de Guayaquil, hay que analizar si un acuerdo comercial va a dar los resultados que se espera. Esto lo señala la docente, luego de analizar experiencias en otros países de la región en donde se registró alguna afectación debido al ingreso indiscriminado de ciertas partidas estadounidenses.

Esta catedrática también cree que es necesario afianzar el mercado estadouni­dense. Alcívar asegura que existe una buena oportunidad para el Ecuador, debido a que con la apreciación del dólar, EE.UU. no va a ver a las exportaciones nacionales como más caras, cosa que sí sucede con aquellos países que ­negocian con otras divisas.

ENTREVISTA

‘El momento político en EE.UU. no es el más oportuno’


Nathalie Cely. Min. de la Producción

¿Qué posibilidades existen para concretar un acuerdo comercial con Estados Unidos?


Ecuador está abierto a explorar todas las alternativas que claramente respondan a sus propios intereses, tanto en el caso de EE.UU. como de otros mercados. Hay que reconocer que el momento político que vive EE.UU. no es el más oportuno para que su Gobierno pueda discutir nuevos acuerdos. Hasta la fecha no se consigue la autoridad del Congreso y Senado para negociarlos.

¿Qué falta por concretar en materia de comercio exterior?

Esta falta de acuerdos en la política interna en EE.UU. ha imposibilitado la renovación del SGP para más de 130 países. Es necesario continuar analizando estrategias de diversificación de productos y la mejora de competitividad. Muchos de nuestros productos son de excepcional calidad, por lo que es necesario apuntalar la campaña Marca País y marcas sectoriales, y aprovechar el crecimiento de la economía de EE.UU.

¿Cómo se logra insertar más productos en ese mercado?

Se debe continuar exaltando la calidad y diversidad de nuestros productos para promocionar y apuntalar el concepto de marcas sectoriales y productos de alta calidad. Es necesario fortalecer la coordinación público-privada, para ampliar la diferenciación y reconocimiento de marca de nuestros productos. En ese mercado existe un crecimiento exponencial de consumidores con valores que tienen en cuenta elementos como producción sostenible y reconocimiento de derechos laborales. Esto nos permite especializarnos en aprovechar este nicho, la diferenciación es importante.

¿Qué interés existe por los productos ecuatorianos?

Entre 2013 y 2014, las exportaciones no petroleras aumentaron en 36%, un crecimiento de más de USD 900 millones. Las cifras demuestran que existe un mercado natural para el producto ecuatoriano. Pero es necesario trabajar intensamente para que el estadounidense conozca que consume productos ecuatorianos de primera calidad. Así también, continuar el trabajo de mejora competitiva de las cadenas con mayor potencial. Hemos empezado este trabajo con la cadena del atún, con la que mantuvimos un diálogo para establecer la hoja de ruta.

¿Cómo aprovechar la coyuntura de la apreciación del dólar para exportar más a un mercado para el que nuestros productos no son caros, como sí lo son para los países que tienen otras monedas?

Fortaleciendo iniciativas que se han venido realizando con las cuales se ha buscado generar una llegada consistente al imaginario estadounidense sobre la calidad y los métodos de producción sostenibles de nuestros productos estrellas. También hay que buscar nichos de mercado para nuevos productos ecuatorianos.

El productor identifica alianzas estratégicas con empresas de ese país

Entre los exportadores ecuatorianos existe expectativa en cuanto a posibles avances en la relación comercial con EE.UU. Productos como flores, brócoli, cacao, atún, entre otros, son protagonistas de los envíos nacionales hacia el mercado estadounidense.

Cifras de la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor) muestran que entre enero del 2014 y enero de este año los montos en dólares por envíos de cacao a EE.UU. crecieron un 345%. Esto ocurrió por factores externos como la epidemia del ébola, que afectó a países africanos productores como Costa de Marfil y Ghana, que elevó los precios.

Esta situación favoreció a los exportadores ecuatorianos. Así lo reconoce Iván Ontaneda, presidente de la Asociación de Exportadores de Cacao (Anecacao). Este dirigente señala que existen marcas de chocolates en EE.UU. como Hershey’s y Mars que compran cacao ecuatoriano de manera permanente. “Estas empresas buscan asociarse con productores ecuatorianos”.

Para Ontaneda es necesario aprovechar estas oportunidades. Para eso cree que es urgente contar con políticas comerciales agresivas, similares a las que manejan Colombia y Perú.

Este empresario considera fundamental rediseñar la estrategia para promocionar y vender el cacao ecuatoriano en conjunto, con participación del sector público y la ­empresa privada.
Según Anecacao, del total de exportaciones de cacao en el 2014, el 59% fue a EE.UU., lo que representó un crecimiento del 13% frente al 2013.

En el sector floricultor también hay demandas sobre la política comercial con el país norteamericano. Alejandro Martínez, representante de Expoflores, asegura que antes y después de la Atpdea no ha existido frontalidad referente al acceso comercial hacia EE.UU. “Eso ha ocurrido por una falta de gestión de este y de anteriores gobiernos”.

En la actualidad, EE.UU. compra el 40% de la producción de flores ecuatorianas. Martínez califica a ese país como el principal cliente por dos razones: es el mayor consumidor de flores del mundo y es el acceso logístico natural para Ecuador. Por eso, añade, con un acuerdo los beneficios se multiplicarán.

El año pasado Ecuador exportó USD 331 millones en flores al país del norte, cifra menor a los 334 millones del 2013.

Otro sector que está pendiente del futuro comercial entre los dos países es el atunero, que tiene en EE.UU. el segundo mercado para sus exportaciones luego de Europa. Agustín Jiménez, industrial atunero, reconoce que por la falta de un acuerdo el país tuvo que asumir el pago de aranceles y gracias a eso continúan las exportaciones.

Este empresario sugiere una política comercial más práctica. “Ecuador no puede seguir siendo esquivo para acuerdos comerciales de largo plazo. Vender es parte de la historia de todos los pueblos”.

Para los productores de brócoli hay optimismo, a pesar de que el año pasado hubo una caída en los envíos entre el 2013 y el 2014. Esto ocurrió por no contar con la Atpdea, según explica Rafael Gómez de la Torre, expresidente de la Asociación de Productores de Brócoli.

Este empresario indica que las exportaciones hacia ese mercado se están incrementando y que la apreciación del dólar no afecta a los exportadores. Los envíos de brócoli y coliflor crecieron un 37,8% entre enero del 2014 y enero de este año, según Fedexpor.

Los consultados coinciden en que ante EE.UU. las autoridades deben tener como ejemplo el acuerdo logrado con la Unión Europea el año pasado.

LA BALANZA TOTAL

En enero del 2015, las exportaciones totales del país alcanzaron USD 1 610 millones, lo que significa una caída del 20,2% frente a enero del 2014, según datos que maneja Fedexpor.

Por el lado de las importaciones, la cifra se ubicó en USD 2 210 millones, dejando un déficit en la balanza comercial (FOB-CIF) de USD 600 millones.

Al excluir los bienes petroleros, las exportaciones se ubicaron en 991 millones, mientras que las importaciones alcanzaron los 1 765 millones, dejando una balanza comercial no petrolera desfavorable de USD 774 millones.

El sector exportador mira atento el desempeño de EE.UU., cuya economía muestra una sólida recuperación; se espera que crezca 3% en este año.

Cuatro productos ya ingresan libres de aranceles al mercado estadounidense, bajo el marco de Nación Más Favorecida: camarón, oro, banano y cacao.

Según Fedexpor, el sostenimiento de las exportaciones en el mercado estadounidense ha sido en gran parte gracias a la decisión de implementar los Certificados de Abono Tributario para cubrir la pérdida de preferencias luego de la renuncia a la Atpdea en el 2013 y con la incorporación de los productos amparados bajo el Sistema General de Preferencias (SGP), que no ha sido renovado por el Congreso estadounidense.

A pesar de estas medidas, las exportaciones ecuatorianas han perdido participación en el mercado de EE.UU. en los últimos cuatro años. Son cerca de USD 235 millones menos de exportaciones a este destino.