Holger Ramos B. / Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 4
No 1

Ecuamatriz aporta en la construcción, el sector automotor, línea blanca...

El diseño de moldes para elaborar piezas para la industria y la producción en serie es la actividad en la que se especializaron los emprendedores Fernando Valencia y Gustavo Villacreses. Ambos conformaron en 1988 una sociedad y constituyeron Ecuamatriz, una compañía de matricería y producción, en Ambato.

Alfonso Camacho, actual gerente, cuenta que en sus años iniciales la firma era proveedora de la industria automotriz. Fabricaba guardachoques, gatas hidráulicas y baldes para las camionetas Toyota, ensambladas entonces por Maresa.

[[OBJECT]]Hoy, 24 años después, la empresa diversificó sus líneas de negocios. Ecuamatriz produce carretillas, palas y otras herramientas para la construcción bajo la marca Class; cajas para la protección de medidores de energía eléctrica y agua; matrices y partes para productos de línea blanca de la marca Mabe o partes para los vehículos Mazda ensamblados en el norte de Quito por la firma Maresa.

Este desarrollo permitió a la compañía ventas por USD 4,2 millones en el 2012 y una fuerza de trabajo conformada por 111 colaboradores.

Camacho expresa que la empresa se inició con un capital que hoy equivaldría a los USD 5 000 y operaba en un galpón de 400 m² en el sur de Ambato. Tenían tornos, fresadoras y en 1989 adquirieron la primera prensa troqueladora. 16 personas trabajaban en el emprendimiento.

En esa época, Ecuamatriz fabricaba autopartes para los vehículos Suzuki Forsa, Ford Courier o Mazda. Sus clientes eran Aymesa, Maresa y Coenansa. Esta última ensamblaba vehículos Fiat, en Manta.

Sin embargo, comenta Camacho, en 1994 comenzó un período de inestabilidad de las empresas automotrices, motivado por la situación económica y agravada por la guerra con Perú en 1995. “Fue un período en donde tuvimos que diversificar a otras líneas de negocios. Comenzamos a producir las herramientas Class”.

Luego de esta experiencia la firma ingresó a la línea de fabricación de cajas de protección de medidores de energía eléctrica y agua en 1996 y un año después realizó un convenio con Mabe para producir matrices y partes en 1997.

En 1998 se trasladaron al Parque Industrial Ambato, a un área de 1 700 m². En terreno y construcción la empresa invirtió USD 100 000. Además, los socios compraron equipos y mejoraron procesos para producir las cajas con policarbonato; además desarrollaron sistemas para tratar metal y pintura electrostática.

En la última década, la compañía se enfocó en cuatro líneas de negocios. Herramientas, cajas de protección, servicios de troquelado para la industria y la inyección de plásticos de ingeniería.

Uno de los proyectos actuales es la producción de autopartes. Édgar Subía, jefe de Ingeniería de Producto de Maresa, dice que Ecuamatriz entrega piezas que forman parte del chasís de las camionetas Mazda. La idea es que estas partes se fabriquen en Ambato y no se importen de Tailandia o de Japón. “Ya hemos soldado los primeros lotes de producción”.

La empresa PF Group provee el policarbonato que se usa en la producción de las cajas de Ecuamatriz. Cecilia Mena, del área de Ventas, dice que con la firma ambateña mantienen excelentes relaciones. “Tenemos más de 10 años trabajando con ellos. Cumplen sus compromisos”.

Ecuamatriz hoy tiene un área de 3 500 m² para producción y equipos, como prensas hidráulicas, troqueladoras, tres centros de mecanizado y máquinas para producir moldes y matrices.

La producción

Cajas de protección.  La empresa elabora  al mes unas  20 000 cajas  de protección  para medidores de agua y electricidad, en promedio.
Herramientas.  Ecuamatriz fabrica  al mes cerca de 3 000 carretillas para la industria de la construcción y   para la floricultura.

EL INSIGNIA

'En este trabajo existe respeto'

Daniel Chuquian / área de producción

Ingresé a esta compañía en el 2004. En esa época me desempeñaba como ayudante de producción. Hacía labores como  llevar  los materiales y  ayudar en la elaboración de piezas como  las cajas de  protección para los medidores.

Hoy estoy  al frente de un grupo que trabaja en las máquinas troqueladoras. En este trabajo cada día se adquiere experiencia en los diferentes procesos  y se suman destrezas para operar las máquinas. En esta actividad hay que tener paciencia para obtener los resultados esperados.

Hacemos productos como, carretillas, palas, piezas para las cocinas de Mabe.

Con respecto a la relación laboral, con los superiores existe confianza. Esto ha permitido que me deleguen tareas. Con los demás empleados existe respeto y compañerismo para resolver los problemas que puedan surgir.