placeholder
Santiago Ayala S. Redacción Quito / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

'Los ecuatorianos piden mayor calidad por menos precio', dice Gustavo Hernández

Desde el pasado 20 de febrero, cuando entró en operación el nuevo aeropuerto de Quito, en Tababela, la lluvia de críticas sobre los elevados precios de los alimentos y bebidas en los locales concesionados no ha cesado. Incluso, pese a un acuerdo logrado la semana pasada entre la operadora de la terminal, Quiport, y los establecimientos, para ajustar los precios y ampliar los menús con ofertas más económicas, los usuarios aún reniegan. El director de Operaciones del Grupo Mera (firma mexicana que tiene 10 marcas en el Mariscal Sucre), Gustavo Hernández, reflexiona y explica la lógica del negocio en los aeropuertos de categoría internacional.

Antes de fijar los precios de los alimentos y bebidas en el nuevo aeropuerto quiteño se debió haber realizado un estudio técnico. ¿Así fue?
Sí, por supuesto, hicimos un estudio socioeconómico y vimos el poder adquisitivo del viajero que llega al aeropuerto de Quito. Es mucha gente de negocios que va y viene de diferentes otros aeropuertos cercanos (Panamá, Colombia, Guayaquil). Y con base en ello pusimos nuestros precios. Los valores incluso están más bajos que los de Panamá, que es el 'hub' de Latinoamérica.

Pero fijar el precio de una hamburguesa a USD 16, por ejemplo, es estar desconectado de la realidad socioeconómica del Ecuador.
No se debe olvidar que lo que se instaló en Tababela es un aeropuerto internacional, de Primer Mundo. Y que ponerlo en una zona como Tababela implica un proceso algo más complejo, como es el de llevar todos los insumos hacia allá. Aparte de toda la inversión que llevamos a cabo allí.

Si bien es un aeropuerto moderno no es uno de categoría AAA, ni como tránsito de pasajeros ni como punto estratégico en la región. ¿No se consideró eso a la hora de fijar los precios?
Trajimos marcas internacionales, que son productos muy fuertes a escala mundial. Y en ellas se ofrecen productos de alta calidad y de buen tamaño. Además, por el aeropuerto de Tababela transita mucha gente proveniente de Europa. Ellos tienen poder adquisitivo y están acostumbrados y saben que los precios de aeropuerto son precios de aeropuerto. Un gran problema aquí en Ecuador es que no estaban acostumbrados a manejar un aeropuerto de Primer Mundo. Es solo cuestión de adaptarse.

¿Quiere decir que en otros países el viajero no reacciona igual por los altos precios?
En otros países, la aceptación es un poquito más rápida. Tal vez porque ya están más familiarizados con las marcas, ya las conocen. Aquí como no las conocían se creó una incertidumbre y una percepción negativa. Pero con mucho gusto hemos visto que la gente ha acudido a nuestros locales y sale muy contenta con el producto que está recibiendo.

Hay muchos que han manifestado su descontento también. Incluso turistas extranjeros que ven como excesivos los precios.
Realmente, las pocas quejas que hemos tenido y las hemos escuchado son atendidas. Tratamos de contactarnos con los clientes para saber qué mismo no les gustó. Es una percepción, nada más, porque 'me dijeron que era malo o era caro'.

¿Por eso bajaron los precios?
Sí, claro. Escuchamos que había algo de quejas y nos dimos a la tarea de crear productos alternos a los que teníamos. Asimismo, ajustamos nuestros precios en algunos locales donde no se justificaba. También aprendimos que la cosa no era tal como creíamos. Pero apostamos y seguimos revisando, porque no queremos salirnos del mercado y queremos ser del gusto de todos los consumidores.

¿El hecho de que manejen la mayoría de establecimientos en el aeropuerto les dio la libertad de imponer los precios, monopólicamente?
Nosotros operamos las franquicias. Tenemos un portafolio de marcas y las ofrecemos. No somos dueños de estas franquicias. Cada una de ellas tiene su propia dirección y estrategias.

¿Por qué se da la diferencia de precios entre un local en el aeropuerto y uno en la ciudad, si la calidad, se supone, es la misma?
En los aeropuertos, los precios son más altos dado que las concesiones y la renta de los locales son más altas que en la ciudad. En Quito, invertimos entre USD 7 y 8 millones en esta etapa inicial. Por lo tanto, requerimos entre cuatro y cinco años para poder recuperar estas inversiones.

¿Cuál es la diferencia entre la inversión en un aeropuerto del de una ciudad?
Entre un 30 y 40% más, en el aeropuerto.

¿Y en precios?
Los rangos que manejamos ciudad-aeropuerto es de entre un 10 y 15% de diferencia.

¿La demanda actual del aeropuerto de Quito ha sido la esperada por ustedes?
Ha sido lo que esperábamos. Al principio siempre es bastante difícil. Lo que sí tuvimos que aprender es a conocer al público. Es exigente. Eso nos gusta porque el reto es mayor.

¿Exigente cómo?
El ecuatoriano pide mucha calidad y poco precio. Tenemos que acoplarnos a ellos.

¿Y no es así en otros lugares?
Bueno, sí, podría decirse que es normal. Pero lo que pasa es que el ecuatoriano sí es un poquito más exigente en reclamar por esa situación.

¿Traerán más marcas al aeropuerto?
Se quedará lo que funcione bien. Lo que no, lo iremos reemplazando con productos nuevos.

Para ustedes, ¿esta es la puerta de entrada para expandirse hacia locales en la ciudad o en otras terminales ecuatorianas?
El aeropuerto de Tababela es pequeño, pero el movimiento que tiene sí justifica una segunda y hasta una tercera etapa. Hoy mismo ya estamos en el proceso de contratación de 100 personas más, que se sumarán a las iniciales 323. Nos especializamos en aeropuertos. Por el momento nos queremos concentrar y hacer las cosas correctamente. Si nos van pidiendo, con gusto podríamos abrir en la ciudad.



UN EXPERTO EN TURISMO EMPRESARIAL
Estudios.  Administrador de Empresas por la Universidad del Valle de México. Alta Dirección Estratégica en Alimentos y Bebidas.

Trabajos. Gerente de restaurantes y centros de entretenimiento en Cancún, México. Actual Director de Operaciones del Grupo Mera.


LAS FRASES:

'Ajustaremos nuestros precios en algunos locales donde no se justificaba. Aprendimos que la cosa no era tal como creíamos y también a conocer al público'.

'En el aeropuerto de Tababela Se quedará lo que funcione bien. Lo que no, lo iremos reemplazando con productos nuevos'

'Un gran problema aquí en Ecuador es que no estaban acostumbrados a manejar un aeropuerto de Primer Mundo'.