placeholder
Constanza Gaitán y Paulina Echeverría buscaban un snack para sus hijos con alergias. La falta de opciones despertó en ellas el impulso para desarrollar el producto localmente. Foto: Julio Estrella / LÍDERES

Constanza Gaitán y Paulina Echeverría buscaban un snack para sus hijos con alergias. La falta de opciones despertó en ellas el impulso para desarrollar el producto localmente. Foto: Julio Estrella / LÍDERES

Ellas elaboran bocaditos para niños con alergias

23 de enero de 2017 16:35

La necesidad de dos madres de alimentar adecuadamente a sus niños que tienen alergias a determinadas proteínas de la leche fue el detonante para que llegue al mercado nacional Baby Bites, un cereal para consumo de niños desde los seis meses.

Constanza Gaitán, abogada y Paulina Echeverría, administradora de alimentos y bebidas, buscaban alternativas de bocaditos para sus hijos, que sean orgánicos, sin lácteos ni mantequilla. “Nosotros teníamos que traer de afuera productos que sean apropiados para nuestros niños”, comenta Gaitán, madre de dos varones, quien está encargada de la gerencia de Nutrición Infantil Nutrinfa Cía. Ltda.

La empresa fue constituida por estas amigas en mayo del 2016, pero su producto estrella Baby Bites se trabajó desde agosto del 2015 y fue lanzado en julio de 2016 en la Expo Baby. Un equipo de expertos que contaba con profesionales como una ingeniera en alimentos, una nutricionista infantil, pediatras, etc., se encargó del desarrollo del producto, que contó con una inversión inicial realizada por partes que sumó alrededor de USD 130 000, según explicó Echeverría, madre de una niña y presidenta de la compañía.

En septiembre de 2016, Baby Bites llegó a perchas. Pese a ser un producto nuevo, logró entrar a cadenas como Supermaxi (Quito, Guayaquil y Ambato) y Fybeca (Quito, Guayaquil, Ambato, Cuenca, Machala, Ibarra y Manta), además de cuatro tiendas de productos naturales en los valles y norte de Quito. En los próximos días esperan llegar también a dos tiendas orgánicas en Guayaquil y una en Cuenca.

Este producto está elaborado con quinua y arroz como base, a lo que se le añade el sabor natural de la fruta (manzana, fresa y banana), además de calcio y vitaminas E. No contiene gluten. La quinua fue escogida como uno de sus ingredientes porque es de fácil digestión y no ha sido relacionada al desarrollo de ninguna patología.

El producto se puede consumir como un ‘snack’ a cualquier hora del día. Además de ayudar a la introducción a los alimentos sólidos, un beneficio adicional es que al ser en forma de pequeñas estrellas ayuda a que los niños desarrollen su motricidad fina. El cereal se deshace en la boca del bebé por lo que no corre el riesgo de atorarse.

Si bien Baby Bites es la primera marca de Nutrinfa enfocada en bebés, la proyección es avanzar en la línea de infantes y niños de hasta seis años y desarrollar una línea de productos prenatales. Para ello se prevé realizar una nueva inversión de al menos USD 70 000.

Echeverría asegura que la empresa podrá seguir creciendo ya que han tenido buenos resultados pese a ser un producto delicado, porque no es fácil que una mamá le dé cualquier alimento a su bebé de seis meses. Sin embargo, el “boca a boca” ha sido fundamental para Baby Bites. “Hay muchos chats de mamás primerizas que hablan del producto y se aconsejan, eso nos ha ayudado mucho”, indica Echeverría.

Luz Rizo, encargada de Kaelum, una tienda gourmet donde se distribuye el producto, confirma la aceptación. “Hago pedidos semanales de al menos 30 unidades y se terminan enseguida”, asegura.

Actualmente Nutrinfa está vendiendo unos 6 000 envases mensuales, pero su meta es llegar a las 10 000 unidades. Como aún no tienen su propia planta de producción, la generación de empleo es indirecto para al menos 30 personas.

La Insignia

Ana Karina Espinel . Distribuidora de Baby Bites

Trabajo en la distribución desde hace cuatro meses. Tengo dos flancos de acción, el uno con pediatras, a quienes les presento el producto para que vean sus bondades. El segundo es con centros de estimulación infantil.

En el sector médico, los profesionales recomiendan el producto como un ‘snack’ de media mañana o media tarde. Les parece bueno porque es natural.

Otra vía de promoción y entrega es a través de los chats de mamás. Me involucré en este negocio porque probé el producto. Tengo una bebé y a ella le gustó, además de que consulté con mi hermano que es pediatra.

Un estimado de la distribución que realizo es de entre 20 y 25 cajas al mes. Espero que siga incrementando, ya que empecé con una caja y el crecimiento ha sido rápido. Este año estoy buscando ampliar la distribución a escala nacional. Ahora tengo un punto de venta en Loja, dos en Guayaquil y un tercero por salir en la misma ciudad, además de una oportunidad en Cuenca.